Así es actualmente Sally, la gran rival de Carlos en ‘MasterChef’… y este es el giro que ha dado a su vida

Quince concursantes amateurs se enfrentaron a diferentes pruebas cocinando solos o en equipo a lo largo de la tercera edición de MasterChefpero al final hubo un claro y merecido vencedor, que deslumbró semana tras semana tanto al jurado como al público, que disfrutó de su duelo contra su gran rival y “archienemiga en el concurso“, Sally Caballero.

Desde que Carlos Maldonado ganó esta tercera edición del concurso de cocina, no ha parado de acumular éxitos como empresario gastronómico, siendo además autor de varios libros de recetas. Además, el joven ha recorrido España con su foodtruck dando a conocer su cocina por todo el país. Pero además de sus logros profesionales, ahora tiene una grandísima noticia que darnos: Carlos y su pareja, Ruth Jiménez, han sido papás de una preciosa criatura.

El popular cocinero ha compartido una imagen de su hijo recién nacido en las redes sociales con este bonito mensaje: “Y de repente somos uno más en la familia. ¡Carlos ya está aquí! @ruthy_coco eres una guerrera!!!

Pero, ¿qué fue de la segunda en discordia, Sally Caballero? Detrás de la paraguaya de 31 años en el momento de grabarse el concurso había una trágica historia.

Sally fue seleccionada entre 15.000 aspirantes para formar parte de los 15 concursantes que finalmente se batieron en MasterChef. En el propio programa contó que pasó una infancia terrible, ya que apenas convivió con su madre y fue criada por sus tíos… Fue Sarita, una mujer para quién realizaba el servicio doméstico y que le acogió en su casa, quién ofició de tutora y le inculcó su amor por la gastronomía. Incluso le estaba pagando una escuela de gastronomía, hasta que enfermó de cáncer y falleció.

Pasaron los años y Sally, ya en España, vivía en Ciudad Real y trabajaba como auxiliar de óptica, estaba casada y tenía una hija. Pero su objetivo era convertirse en cocinera profesional, porque le encanta y porque quería darle un futuro mejor a su hija. Cuando contaba su historia en el programa decía que no deseaba que su hija pasara los sufrimientos que ella soportó durante su infancia.

La subcampeona del tercer MasterChef reconoció que sus mejores amigas entre los concursantes fueron Lidia, “mi compañera de habitación” con la que tuvo una gran complicidad y Andrea, “porque es encantadora“, mientras que con los chicos con los que mejor se llevó fueron Antonio, que “era la alegría de la casa” y luego con el propio Carlos, con quien el programa quiso vender que existía una gran rivalidad, pero que en realidad “era como mi hermano, estaba todo el día riñendo“.

Tras terminar el programa, se ha mantenido relativamente alejada de la vida pública: hace un par de años la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Ciudad Real homenajeó a varios hosteleros de la ciudad, entre ellos Sally. Recibe el premio por “su esfuerzo, profesionalidad y la proyección que del sector hostelero ha transmitido a todo el país“, según ha informado la asociación en nota de prensa.

También se supo que en 2016 viajó a su Paraguay natal para protagonizar unos eventos gastronómicos en el restaurante Mburicao.

Y ahora, vuelve al candelero con Sally’s Cook, que es exactamente lo que ella siempre había querido: una empresa de catering, en la que además se pueden hacer eventos privados y talleres de cocina. Su manera no solo de cumplir un sueño, sino además de inculcar a otros su amor por la cocina de la misma manera que Sarita hizo con ella cuando era una niña.

Y a la presentación no han faltado antiguos compañeros de fogones en MasterChef

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

img-rtve

Por cierto, que así es Fabián, de la primera edición de MasterChef, actualmente… está hecho un señor y ha dado este giro a su carrera.