Unos adolescentes se llevaron a casa unos bebés falsos para un proyecto sobre paternidad, y la profesora compartió sus mensajes desesperados

Unos estudiantes de una Escuela secundaria aprendieron por las mañas lo difícil que puede llegar a ser la paternidad. Y a todo el mundo le está encantando que se sientan así de perdidos.

Como parte de su proyecto anual, los adolescentes de la escuela de Chippewa recibieron unos bebés falsos a los que tenían que cuidar. Se llevaron a los muñecos a casa durante un fin de semana, pero esos pocos días fueron más que suficientes para aprender que el experimento iba a ser muy molesto.

Buscando respuestas, o alguien con quien quejarse, los estudiantes escribieron a su instructora. Los mensajes resumen perfectamente la desesperación que sufrieron durante ese par de días.

“Nuestros estudiantes están en una clase de grado 11 llamada Criar niños sanos. Los estudiantes se llevan a casa uno de los bebés “Real Care” durante el fin de semana para aplicar lo que han aprendido sobre el cuidado de un recién nacido,” contó la profesora, Andrea Lefebvre.

El bebé llora, y necesita ser cogido en brazos, mecido, sacarle los gases, cambiarle los pañales y darle de comer. Además, los muñecos graban si son manejados con dureza, o la temperatura a la que están. Lo único que les falta es estar soltando mocos constantemente, y ya serían como los reales.

1.

2.

3.

4.

5.

6.

“Nuestro comité escolar pone los bebés, y cada escuela tiene acceso a ellos durante el año, para las clases. ¡Se usan mucho! Los estudiantes lo están deseando cuando se apuntan a este curso. Nos encantan estos muñecos. Sirven para realizar auténtico aprendizaje vital y generan buenas discusiones.”

La educación sobre paternidad pretende preparar a los estudiantes para la aventura de ser padres. Aunque el contenido varía en cada escuela, tienen el común el convencimiento de que los padres juegan un papel vital en el desarrollo de los niños, y que pueden ser más efectivos a través de la educación y el entrenamiento.

“Con el caos que supone cuidar de un niño, podemos pedir ayuda, ver el lado divertido de la situación, y con amor y guía, saber que nuestros niños estarán bien. Por cierto, Lucy sobrevivió, y los datos mostraron que los estudiantes lo hicieron muy bien.”

A la gente le hicieron mucha gracia los mensajes.

Fuente.

¿Qué te han parecido?