Unas llaves, la clave para resolver el doble crimen de Parla, la Policía empieza a tener claro lo que sucedió

El pasado martes fueron hallados dos cadáveres dentro de un bar, la freiduría La Espuela, de la localidad de Parla (Madrid). Las víctimas, son el dueño del bar y un amigo, de 30 y 40 años, ambos de nacionalidad española y que presentaban múltiples puñaladas en sus cuerpos.

En un principio se pensó que ambos muertos podían estar relacionadas con una explosión que se había producido en la cocina del establecimiento, pero la policía no tardó en descartar esa hipótesis tras ver la sangrienta escena en las que se encontraban los cuerpos.

El camarero de un bar cercano fue el que descubrió a los fallecidos tirados en el suelo cuando se acercó al local, extrañado de que no hubieran abierto a la hora de siempre, y fue quien llamó a Emergencias alertado por ello, además de por un fuerte olor a pólvora, producto del estallido que había ocurrido en el interior.

Al entrar la policía al interior del bar encontró una dantesca imagen con los cuerpos sin vida de los dos hombres ensangrentados, cristales rotos por todas partes y tijeras, y cuchillos, llenos de sangre desperdigados por el suelo. Según informó el diario El Mundo.

Respecto a los cadáveres, el primero fue encontrado junto a la barra, mientras que el otro estaba en el suelo del local, probablemente allí desde la noche anterior. Los investigaciones policiales no descartaron ninguna hipótesis en relación al posible móvil de las muertes, pero a todos les llamó la atención el grado de ensañamiento de los posibles autores con las víctimas.

Un varón de 53 años es el presunto autor del doble crimen

Finalmente se detuvo a un varón de 53 años y nacionalidad española como presunto autor del doble crimen. La investigación fue muy rápida ya que se encontraron dos pistas muy claras que apuntaban a un autor. Se trata de unas llaves que el criminal se habría olvidado en la freiduría. También se encontró un cuchillo ensangrentado que podría ser el arma homicida.

La investigación ahora se centra en averiguar cual fue el detonante de la pelea que acabó en una matanza, pero se sospecha que podría tratarse de un asunto menor. “Aún es pronto para saber el móvil, las investigaciones acaban de empezar. Hay que esperar a las autopsias para saber más datos”, señaló un portavoz policial. Ni Rubén ni El Maño tenían asuntos pendiente con nadie ni estaban relacionados con asuntos turbios.