Una historia de película. La perrita Bianca lleva días esperando a su dueña fallecida frente a su tienda

La historia de la perrita Bianca y su dueña, Eugenia, es una de esas historias que parecen sacadas de una película de Hollywood. En nuestra memoria todavía está aquella protagonizada por el cachorro de Akita que, tras morir su dueño, un doctor japonés, continuó yendo a la estación de tren donde acudía a recogerlo a diariamente hasta su fallecimiento.

Pues este relato desde luego no tiene nada que envidiarle. Eugenia falleció el pasado 15 de septiembre a los 80 años por causas naturales, pero su mascota sigue diariamente esperándola en la puerta de la librería en la que trabajaba su dueña.

Una vecina de Tunuyán (Argentina), ciudad en la que está historia tan tierna ha sucedido, ha compartido en sus redes sociales varias fotos de Bianca junto a la puerta de la librería; con el emotivo mensaje: “Eugenia tenía una librería al lado de mi negocio, sin dudas una de las personas más buenas y lindas que conocí. Hace unos días falleció y miren cómo su perrita la sigue esperando”.

Bianca era una perrita callejera que se paseaba por las calles de Tunuyán y fue adoptada por dos vecinas de la localidad ya que tenía un carácter muy bonachón.

Eugenia y Alejandra se alternaban el cuidado de la mascota, una por el día y otra por la noche, digamos que tenían una custodia compartida. Por ese motivo esperaba siempre por las mañanas a que llegara su “mamá” diurna en la tienda que regentaba.