Una carta que una erasmus le dejó en el portal ha emocionado a miles de personas

“Nunca llegué a saber quién fue y nunca volveré a recibir una nota tan preciosa”.

Muchas veces las redes sociales tienen fama de ser un hervidero de peleas entre internautas, de conversaciones polarizadas sobre temas de actualidad, etcétera. Pero a veces también encontramos en ellas historias que emocionan de verdad.

Lo mismo sobre las notas y cartas de los vecinos en los portales. El 99% de las veces son para criticar o afear comportamientos ruidosos o poco cívicos. Pero, esta vez, es por todo lo contrario.

Una tuitera compartió una bonita carta que recibió de parte de una vecina del bloque contiguo. En una especie de papiro y en un estilo casi medieval, una joven llamada Elisabeth compartió con ella una emotiva historia que ha llegado a miles de personas en Twitter.

Como explica en el mensaje, la misiva iba dirigida a alguna de sus dos hijas, las dos con dotes para tocar el piano.

“Hace unos meses recibí esta nota en la portería de mi casa. La había dejado una vecina del edificio contiguo. No sé a cuál de mis hijas se refería, las dos tocan el piano, pero da igual. Nunca llegué a saber quién fue y nunca volveré a recibir una nota tan preciosa”, relató.

Con una espectacular caligrafía, como podréis comprobar, Elisabeth contó lo mucho que le alegraba escuchar las melodías al piano que salían de la casa.

“Tú no me conoces pero yo creo conocerte un poco a ti porque a veces te oigo tocar. Con esta pequeña carta quería agradecerte, muchísimo, porque me has hecho muy feliz”, dijo.

La joven ha relató que había en España cinco meses de Erasmus y que “cada vez que oía el piano me sentía en casa, sobre todo cuando reconocía algunas piezas que mi hermanita toca siempre”. Se despidió con un: “Así que, gracias, y siempre tocando”.

Para finalizar, Elisabeth le dejó una pequeña partitura con la canción Ballade Pour Adeline “para que me conozcas un poquito tú también”.

¡Simplemente precioso!