Un profesor de Harvard propone un método para acabar con el coronavirus en el mundo en tres semanas

El profesor de Harvard Michael Mina es experto en los protocolos para realizar test y ve en su especialidad un arma para atajar la pandemia del coronavirus en un plazo muy corto; de sólo tres semanas.

Su propuesta es la siguiente: que todo el mundo se haga un test en su casa cada dos días, con unos kits de un dólar de precio que podrían utilizarse con la misma sencillez que una prueba de embarazo. Cada mañana, nada más levantarse, la gente se hace la prueba con un poco de su saliva o mucosa nasal, tiene el resultado en 15 minutos y actúa en consecuencia.

69

El experto asegura en la revista Harvard Magazine que la fabricación de estos test rápidos y baratos están al alcance de la industria en este momento. De hecho, cuenta que ya existen y que su precisión se está comprobando en este momento en una empresa satélite de su universidad.

El problema de las PCR: llegan tarde

Los test actuales que detectan infecciones activas, las PCR, no se administran de manera indiscriminada. Se suelen focalizar en personas con síntomas o en los contactos de riesgo de los contagiados.

Se ha acortado mucho el proceso para tener los resultados en 24 o 48 horas, pero aún así eso significa que cuando se indentifica un caso gracias a una PCR, esa persona ha podido contagiar ya a otras y probablemente esté empezando ya a dejar de ser contagiosa porque su infección está remitiendo.

Son pruebas muy fiables, pero su capacidad para frenar la expansión del SARS-CoV-2 es limitada, en opinión de este profesor. En el caso de Estados Unidos, donde las autoridades sanitarias tardan varios días en recibir los resultados, “la gran mayoría de test positivos de PCR que estamos recabando están detectando a gente mucho tiempo después de que hayan dejado de ser infecciosos”, asegura Mina. Por eso, cuando se detecta un positivo, los servicios sanitarios ya no pueden hacer mucho para alcanzar el primer objetivo: atajar los rebrotes.