Un pingüino nada 8.000 kilómetros para reencontrarse con el hombre que le salvó la vida

Hay amistades para las que la distancia no significa nada, y el esfuerzo de tener que recorrer kilómetros o pasar mucho tiempo sin verse parece poca cosa con tal de mantenerla viva.

Pero lo realmente sorprendente de este caso es que sus protagonistas sean un jubilado brasileño llamado Joao Pereira de Souza… y un pingüino de Magallanes, bautizado con el nombre de Dindim, que cada año nada unos 8.000 kilómetros cada año para reencontrarse con él.

56e043d4c36188e9048b4594

Souza, de 71 años, encontró hace cinco años al pingüino cubierto de crudo y casi muerto de hambre en una playa de Brasil. El animalito permaneció en casa del brasileño durante 11 meses hasta que cambió su plumaje.

Sin embargo, para sorpresa de su salvador, varios meses después el pingüino regresó a su casa. Souza ha contado que el pingüino vuelve cada año y pasa 8 meses con él, mientras que el resto del año vive cerca de las costas de Argentina y de Chile.

El brasileño reconoce que el pingüino es casi como su hijo. “Solo yo puedo tocarle. Si otra persona intenta acariciarle, le ataca“, explica.

Aquí tenéis un par de vídeos con imágenes de Souza y Dindim, ¡es realmente adorable verles juntos!


https://www.youtube.com/watch?v=fEFCz5Q7c0M

https://www.youtube.com/watch?v=qu52v7Wlvf4

Impresionante.