Un espectador encuentra un fallo en los resultados de las votaciones, y demuestra el tongo en ‘Gran Hermano 17’

Las acusaciones de manipulación en Gran Hermano no son para nada nuevas; de hecho, durante esta última edición ha habido varios momentos en los que en las redes sociales han estallado, por lo que han considerado pruebas evidente de tongo en el programa.

cxvyjatxgaazxkv

Por ejemplo, minutos antes de que diera comienzo la novena gala de Gran Hermano 17, en las redes sociales saltó la polémica con un vídeo muy impactante para los seguidores del programa. En las imágenes se podía ver a Rodrigo contándole a Bea algo que ha escuchado mientras estaba en el baño

Según Rodrigo, habría escuchado a través de las pareces de la casa a varios trabajadores del reality decir que “al final de la noche saldría Alain.

Con esta información, los seguidores del programa sacaron la conclusión de que el programa habría orquestado un supuesto sorpasso para expulsar al francés. El verdadero expulsado resultó ser, finalmente, Pol… pero claro, muchos pensaron entonces que fue la marcha del luchador la que era un montaje, o un plan b después de haber sido “pillados.

captura-de-pantalla-2016-11-03-a-las-23-36-31

Pues bien, la última expulsión ha revivido las acusaciones de tongo. En las nominaciones se batían Clara y Adara en un duelo con sabor a final, y fuera cual fuera el resultado una buena parte de la audiencia del reality quedaría huérfana de su favorita para ganar.

Pero como bien demostró GH VIP, hasta el último momento puede cambiar por completo el resultado de las votaciones… y en este caso no fue diferente: se supone que Adara venció por nada más y nada menos que tres llamadas de diferencia.

1_da2ea4825e

Hecho histórico“, decía Jorge Javier Vázquez… pero en las redes sociales se escuchaba más que había sido una “tomadura de pelo“.

Ha sido Lluís, hermano de Pol, quién estalló por este motivo durante la gala a través de su cuenta de Twitter, acusando al programa de estar manipulado. Además, increpó a la audiencia que consintiera con los tongos de reality, llegando a afirmar que si Jorge Javier reconociera la manipulación seguirían viendo el reality

Pero más lejos todavía ha llegado Gus Hernández, experto seguidor de Gran Hermano de 20 Minutos, que ha demostrado que algo no cuadra matemáticamente en los porcentajes y datos de expulsión de Clara que ha dado Gran Hermano 17.

cxvwjzvw8aazdfv

Según el programa, los porcentajes de votos fueron 50,002% y 49,998%, exactamente 0.004% de diferencia entre las dos nominadas. Con una simple regla de tres, teniendo en cuenta que ese porcentaje de diferencia corresponde a 3 llamadas, el resultado es que el total de llamadas fueron 75.000… un número que, según el autor del blog, es demasiado redondo para ser cierto.

Pero ahí no acaba la cosa: calculando el porcentaje, 37.501,5 llamadas fueron para Clara y 37.498,5 para Adara, así que alguien hizo media llamada para cada una. ¿Esto cómo se come?

Otra versión, apuntada por el tuitero @Xopsy, determina que el número de llamadas habría sido de 150.000 justas —de nuevo, una cantidad increíblemente cuadrada—, lo que dejaría 75.003 llamadas para una y 74.997 para otra.

Todo esto lleva a una única conclusión posible: que las votaciones están amañadas. Han saltado las alarmas en Mediaset, que ya estaba en el punto de mira cuando se supo que Adara tenía una relación con un trabajador del programa, pero ahora lo está aún más.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Por cierto, que tras la penúltima acusación de tongo en las redes, un querido ex concursante de Gran Hermano ha afirmado que siempre ha sido así… y la ha liado parda.