Tatua a niños, pero lo hace por un motivo por el que le vas a amar

No todos los superhéroes llevan capa, llevan un brillante escudo o se convierten en una masa de músculos verdes cuando le tocas las narices. Como ocurre en la historia que os vamos a contar, a veces tener un impacto en la vida de la gente es mucho más fácil que todo eso.

Captura-de-pantalla-2016-05-25-a-las-15.03.35-622x384

El caso del neozelandés Benjamin Lloyd así lo demuestra. El joven es un famoso artista del tatuaje en su país, pero un día empezó a aprovechar su talento para ayudar a los demás. Y todo empezó con una apuesta…

Lloyd lleva años tatuando con un aerógrafo y tinta orgánica, una técnica ideal para niños. Mediante su perfil de Facebook lanzó un reto que se le fue de las manos. Colgó una foto de una de sus creaciones a un chaval y prometió que si el post llegaba a los 50 “me gusta” iría al hospital a tatuar a todos los niños que lo quisieran. No sólo alcanzó esa cifra, sino que su iniciativa gustó a más de 450.000 personas. Una repercusión que no se esperaba.

El artista comentaba hace unos días en su página de Facebook que “nada me alegra más que aportarles más confianza a los niños con un tatuaje que elijan“, escribió Benjamin para mostrar que estaba encantado con la apuesta. Bravo por él.

Captura-de-pantalla-2016-05-25-a-las-15.03.35-622x384 tatuajes-aerografiados-ninos-benjamin-lloyd-nueva-zelanda-7-622x656

tatuajes-aerografiados-ninos-benjamin-lloyd-nueva-zelanda-3-622x740 tatuajes-aerografiados-ninos-benjamin-lloyd-nueva-zelanda-2-622x833 tatuajes-aerografiados-ninos-benjamin-lloyd-nueva-zelanda-6-622x650
tatuajes-aerografiados-ninos-benjamin-lloyd-nueva-zelanda-5-622x525 tatuajes-aerografiados-ninos-benjamin-lloyd-nueva-zelanda-4-622x829

La iniciativa ha prosperado y el artista se ha convertido en toda una celebridad. Benjamin ha recibido multitud de solicitudes y en los próximos días empezará a pintar a los pacientes del Hospital infantil de Auckland.

¿Qué os parece su iniciativa?

Hablando de héroes sin capa, os traemos también la historia de un médico que se llevó a esta chica a una casa tras operarlay un año después, sus padres no pueden creerlo.