El pequeño de 2 años que ha perdido a sus padres de golpe: dieron su vida por él

Sus padres fallecieron.

La foto de Aiden McCarthy se compartió en todas las redes sociales del área metropolitana de Chicago durante las horas posteriores al tiroteo en el desfile del 4 de Julio en Highland Park, acompañada de peticiones para ayudar a identificar al niño de 2 años que había sido localizado en el lugar ensangrentado y solo, así como para reunirlo con su familia.

Una mujer, atónita y sin palabras en medio del caos de la masacre del desfile del 4 de julio, se acercó a Greg Ring y le entregó un niño de 2 años, cubierto de sangre. Ring había huido de la escena en el suburbio de Highland Park en Chicago con su esposa y sus tres hijos a un área detrás de una pastelería.

“Nos miramos a los ojos y no dijimos nada… Extendí los brazos y ella me dijo eso”, aseguró Ring el miércoles al describir el intercambio con la mujer no identificada, quien luego se desplomó frente a ella en su coche en estado de shock. El niño señaló en dirección a la ruta del desfile, diciendo “Mami, Papi, Mami, Papi”.

Regresaron a la escena de la matanza pero no era segura y tuvieron que huir.

El deseo de Ring de ayudar al pequeño la llevó de regreso a la escena de la matanza. Metió la cabeza del niño en su pecho para que no pudiera ver la carnicería. Pero Ring rápidamente se dio cuenta de que la situación era demasiado peligrosa. “¡Tirador activo! ¡Vuelve abajo!” gritó un oficial de policía. Ring huyó de nuevo.

Él y su familia subieron a su automóvil y llevaron al niño a una estación de bomberos de Highland Park. “Tengo un niño. No es nuestro”, le dijo al personal del departamento, quien le pidió que se quedara con el niño mientras las autoridades buscaban al tirador y ayudaban a los heridos. “Se estaban preparando para la guerra”, aseguró Ring.

La familia se dirigió hasta la casa de los suegros de Ring, donde se refugiaron. Allí, el niño se sentó con el hijo de 4 años de Ring viendo dibujos animados.

“Le pidió a mi esposa que lo limpiara porque tenía sangre que no era suya”. Los padres de Aiden McCarthy, Kevin e Irina, murieron en el tiroteo, que dejó otros cinco muertos y más de dos docenas de heridos. Los amigos de los McCarthy dijeron que los padres de Irina se harán cargo del niño en el futuro