Sorpresa en la familia de Mila Ximénez: ha dejado parte de su herencia a dos compañeros de ‘Sálvame’

La periodista quiso que sus compañeros tuvieran algo de ella tras su marcha.

Mila Ximénez falleció la semana pasada a los 69 años, doce meses después de haber relatado públicamente que le habían diagnosticado un cáncer de pulmón. La colaboradora de Sálvame estuvo en todo momento apoyada por toda su familia de forma incondicional durante esta última etapa de su vida.

Fue hace justo un año, el 16 de junio de 2020, cuando Mila Ximénez desveló en una llamada telefónica en su programa la enfermedad que padecía. “Estoy jodida, asustada y tengo ganas de contarlo. Tengo un cáncer. Me lo van a tratar, vamos a hacer quimioterapia, radioterapia e inmunoterapia”, dijo entonces.

Su hija, Alba Santana, sus tres hermanos, Manolo, Concha y Encarna, y sus amigos más cercanos, como Raúl Prieto o Jorge Javier Vázquez, han estado muy pendientes de la colaboradora en los últimos tiempos. A principios de junio, Mila Ximénez tuvo que ser ingresada en la Clínica la Luz después de complicarse su estado de salud. Su último ingreso se debió a una crisis de ansiedad por lo que tuvo que estar en el centro durante dos días cuando tan solo había acudido para realizarse unas pruebas.

Tras el fallecimiento de la periodista, su familia intenta recuperar la normalidad. Ya han comenzado a cumplir la última voluntad de Mila, que dejó todo muy bien organizado para que todo se realizase como ella habría querido.

Los regalos que Mila Ximénez ha dejado a sus compañeros de Sálvame.

Sus cenizas están ya en Ámsterdam con su hija Alba y su familia, donde descansarán para siempre. Mientras, en España, sus hermanos comienzan con los preparativos para cumplir sus últimos deseos. Tal y como su hermano Manolo habría desvelado, la periodista habría hablado con cada uno de ellos para decirle lo que ella quería y los pasos a seguir tras su muerte.

Por ahora, las pertenencias y recuerdos de la casa de Mila ya se encuentran rumbo a su destino final, en Granada, donde vive habitualmente su hermana Encarna. Pero también ha sorprendido saber que habrá cosas muy especiales que se quedarán en Madrid: recuerdos para sus compañeros de Sálvame que la periodista habría querido expresamente dejar.

Ha sido al ordenar las pertenencias de la periodista cuando se ha descubierto que habría dejado regalos muy especiales a algunos de sus compañeros de programa, con los que mantenía una gran relación. Por ejemplo, se ha podido saber que le habría dejado una enorme obra de arte a “Kiko”, posiblemente Kiko Hernández, con quien mantenía una estrecha relación.

También, hay un sobre para Belén Esteban del que no se aprecia qué hay en su interior pero que parece que se trata de una misiva, fotos o algo muy especial. A lo largo de estos días se han ido conociendo las últimas voluntades de la televisiva y todas sus cosas, incluyendo las más personales, ya tienen un lugar especial donde permanecer, tal y como ella había deseado.

¿Sabremos algún día el contenido de la misteriosa carta de su compañera de programa en Mediaset?