web analytics

Sonsoles Ónega devora a Rocío Carrasco: las claves de su aplastante venganza

La periodista Sonsoles Ónega se ha convertido en el fichaje más polémico de Antena 3.

Sonsoles Ónega, nacida en Madrid en 1977, es una periodista, presentadora de televisión y escritora española. Hija del también periodista Fernando Ónega y hermana de Cristina Ónega, se licenció en Periodismo por la Universidad CEU San Pablo.

Especializada en medios audiovisuales, comenzó su andadura profesional en CNN+. De ahí pasó a la cadena Cuatro, hasta que en 2008 se incorpora a los servicios informativos de Telecinco, donde durante diez años ejerce como cronista parlamentaria, destacada en el Congreso de los Diputados.

Desde 2018 presentó el programa de sucesos de la misma cadena Ya es mediodía. Sin embargo, en 2022 dio un vuelvo inesperado, y polémico, a su carrera. De forma repentina y totalmente inesperada, la periodista cambió de cadena y abandonó Ya es mediodía para comenzar un nuevo proyecto en Antena 3.

Un movimiento que no sentó nada bien entre sus compañeros de programa, y muchos consideraron su marcha prácticamente sin avisar como una gran traición. Su elección aún sigue dando mucho de qué hablar y ahora se sabido que la negociación en la que Sonsoles cambió su rumbo profesional se gestó en solo 48 horas.

Así lo reveló en El Hormiguero: cuando se cumplen alrededor de dos meses desde que Ónega se despidiera de Ya es mediodía, visitó el programa de Pablo Motos para contar cómo se gestó su fichaje por Atresmedia y su abrupta salida de Mediaset. Así, la periodista empezó a hablar en el programa de Antena 3 sobre su nueva etapa profesional.

“Me siento como una niña con zapatos nuevos. Desde el 11 de julio que no veía un plató”, confesó al comenzar la entrevista. Sin embargo, antes de profundizar en cómo se fraguó el contrato con Atresmedia, Motos soltó un chascarrillo que fue todo un dardo a la emisión de Telecinco en ese momento: coincidía con el estreno de En el nombre de Rocío, la segunda docuserie de Rocío Carrasco.

“Quiero saberlo todo, pero voy a hacer una pausa. No creo que en ninguna televisión estén dando nada mejor”, dijo en tono burlón el comunicador antes de dar paso a un bloque publicitario. Sin duda, un ataque de chulería y un palo a la competencia directa que arrancó las risas de Ónega, aunque ella prefirió no seguirle el juego en este aspecto.

Tras el intermedio, Ónega pudo explayarse sobre cómo se negoció su salto a la cadena de San Sebastián de los Reyes. “Estaba en faja en el camerino de Telecinco y de repente recibo una llamada y descuelgo en altavoz. Una voz emerge. Fue el 1 de julio que cerrábamos Ya son las ocho. Me dicen soy la secretaria del director general de Atresmedia TV. Yo en ese momento pensé que querían adaptar alguna de mis novelas”, contó.

El enfrentamiento entre Rocío Carrasco y Sonsoles Ónega.

Lo cierto es que Telecinco no levanta cabeza y después del discreto estreno de Got Talent 8, ahora ha sido En el nombre de Rocío el que ha pinchado en su gran estreno en abierto. Según los datos ofrecidos por Kantar y que recogen Barlovento Comunicación y Dos30, el especial presentado por Sandra Barneda y que contó con la propia Rocío Carrasco se quedó con un pobre 11,8% y 1.012.000 espectadores.

El dato fue muy parecido al que anotó el Deluxe el pasado viernes con la emisión del capítulo 2. Estos datos vienen a confirmar varias ideas, por un lado que Rocío Carrasco ya no es el talismán de audiencias de antaño. Por otro, la mala estrategia que ha tenido Mediaset con la segunda docuserie.

Por contra, Antena 3 sigue recibiendo grandes noticias. Mantiene el liderazgo y vuelve a llevarse una gran alegría en prime time, ya que El Hormiguero con Sonsoles Ónega sumó un buen 15,8% de share y 1.945.000 espectadores. Justo después, Hermanos se mantuvo líder con un 14,4% y 1.387.000 espectadores.

Por tanto, Sonsoles Ónega saborea una venganza especialmente dulce, ya que muchos apuntan a que la propia Rocío Carrasco podría estar detrás de su marcha de Telecinco. Según informó el paparazzi Diego Arrabal, la posible causa tendría su origen en el enfrentamiento que Marta Riesco y Rocío Carrasco protagonizaron hace unos meses a causa de una llamada.

De acuerdo con Ónega, la hija de Rocío Jurado había llamado a la propia Riesco para proponerle un tema profesional. Información que la protagonista de En el nombre de Rocío desmintió rápidamente. Por aquel entonces Sonsoles Ónega ratificó la información con una fuente de primera mano, pero Luis Pliego, el director de Lecturas, negó la información.

Unos días después fue Rocío Carrasco quien desmontó a Marta Riesco en Sálvame, con pruebas de que esa llamada la hizo en realidad el director de la publicación. Entre dichas pruebas estaba una grabación de las cámaras de seguridad del restaurante en el que se encontraban, nada menos.

Durante esa semana, la presentadora de Ya es mediodía estuvo de baja por el covid y Mediaset dio orden de no volver a tocar el tema mientras Marta Riesco empezó a desaparecer de la pantalla. Según reveló Diego Arrabal en su canal de YouTube, a su vuelta al programa, Sonsoles Ónega quiso explicar quién era esa fuente que le había asegurado que la llamada con Rocío Carrasco si se había producido.

Sin embargo, parece ser que sus jefes no se lo permitieron. Algo que la enfadó mucho y que pudo ser detonante de su marcha a Atresmedia. “Cuando Sonsoles volvió después de tener covid, le prohibieron hablar de la famosa llamada de Rocío Carrasco a Marta Riesco. Al no poder explicarse de por qué afirmó que la hubo y quedar su profesionalidad en entredicho, dijo: ‘Hasta aquí'”, afirmó el paparazzi.

Rocío Carrasco se atrevió con un tema delicado: la enfermedad de Raquel Mosquera en Alemania.

Hubo otro momento que, según los analistas, le pudo salir muy caro a Rocío Carrasco: la enfermedad que padeció Raquel Mosquera en Alemania. Muchos consideran que no calibró este tema, sumamente protegido por la ley en cuanto a Derecho Fundamental. Por ese motivo, podría incluso tener problemas con la justicia por ello.

Las acusaciones de Rociíto en plató se fueron de las manos, y el enfado de la que fue pareja de su padre fue en aumento. Por ese motivo, la presentadora Sandra Barneda se vio obligada a cortar el tema: “Dejémoslo. Creo que es algo suficientemente delicado. Porque a Rocío le cuentan. Yo no he visto ningún papel, ni habéis traído ningún informe aquí. Creo que vamos a hablar de otras cosas”, sentenció.