Sobrecogedora llamada a urgencias: un niño de cuatro años le salva la vida a su madre con la ayuda de Siri

Los teleoperadores responsables de los teléfonos de emergencias tienen una enorme responsabilidad: ellos son el contacto directo entre la gente que ha sufrido un problema y las personas que podrían puede ayudarlos. Por esta razón, a lo largo del día pueden llegar a recibir miles de llamadas con historias muy distintas y su capacidad de interpretar correctamente lo que se les está contando es crucial

Ahora, la inteligencia artificial de aplicaciones como Siri también puede jugar un papel imprescindible. Pensamos en estos asistentes de voz como en una curiosidad o divertimento a los que poner a prueba para echarnos unas risas, pero en ocasiones pueden ser la diferencia entre la vida y la muerte, como en esta sobrecogedora historia.

Como cuenta Urbanian, el suceso ocurrió en Londres, donde un niño de cuatro años llamado Roman consiguió evitar la muerte de su madre gracias a, en este caso, Siri; Roman vio a su madre desplomada en el suelo y, pensando que había muerto, consiguió desbloquear su iPhone, pedir ayuda al asistente virtual, y que este le pusiera en contacto con el número de emergencias británico, el 999.

Se ha publicado la conversación que tuvo el niño con este número, y es sobrecogedora:

“Emergencias: “¿Puedes hacerme un favor? ¿Puedes ir a buscar a tu madre?”

Roman: “No podemos, está muerta. Tiene los ojos cerrados y no respira”.

Emergencias: “¿Sabes dónde vives?”.

Roman: “En la calle —-, número 22”.

Emergencias: “¿Puedes acercarte a tu mamá y sacudirla?”

Roman: “No se despierta”.

Emergencias: “Dale un buen meneo y grita: ‘Mamá'”.

Roman: “¡Mamá! No funcionó…”.

Emergencias: “¿Cómo te llamas?”.”

Al final, todo salió bien: los paramédicos tardaron unos 13 minutos en llegar a casa de Roman, donde forzaron la puerta para conseguir atender a la mujer que se había quedado inconsciente.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Os dejamos con esta otra impactante historia: llamó a emergencias para pedir una pizza para salvarse de su marido, ¡los pelos de punta!