Shayla acorrala a su cita “Estás tremendo, me estás poniendo c*ch*nda” y se lleva el mayor chasco de la historia de First Dates

Shayla, “sin abuela”, se pasa de fogosa.

Parece que First Dates sigue, un año más, manteniendo intacta su capacidad de sorprender. Algo que parece increíble, si tenemos en cuenta que trata de un programa con varios años a sus espaldas. Afortunadamente para Cuatro, sigue manteniendo una audiencia fiel, y un gran seguimiento en las redes sociales.

Pero lo mejor de todo es que, gracias al programa que sigue presentando Carlos Sobera, estamos aprendiendo mucho sobre cómo ligar en el mundo moderno. De paso, también visibiliza a minorías o nos da verdaderas lecciones de tolerancia… y, a veces, nos enseña qué es lo que bajo ningún concepto tenemos que hacer en una cita.

Un buen ejemplo fue la última cita del pasado miércoles en First Dates, que no dejó indiferente a nadie. La protagonizaron Shayla y Tomás, dos pretendientes que terminaron la cita en la piscina. Shayla se definió desde el principio como una mujer con muchísima energía, polifacética y que, desde pequeña, se ha relacionado con gente muy importante de Marbella.

Ella empezó fuerte: “Yo nací y desde pequeña estaba en la cuna en muchas fiestas con Luis Ortiz, Jesús Gil, con toda la gente importante de Marbella”, confesó. Sin embargo, asegura que, pese a su estatus social, ella se considera una mujer humilde. “Decidí irme de Marbella porque era muy superficial y en mi familia somos todos muy pijos, pero yo soy la más humilde”, declaró.

“He tenido relaciones con la realeza”.

Sin embargo, más adelante volvió a alardear de contactos. Directamente aseguró estar relacionada con la realeza europea: “Yo he tenido relaciones con el príncipe de Suecia, que ha podido ser mi novio, pero yo tenía pareja, que era un muerto de hambre que estaba trabajando en un club de pádel y yo le he sido fiel y ahora me cago en todo lo que se menea”, dijo.

Ha cenado con Tomás, un hombre de 45 años que, hace poco, ha dado un cambio a su vida. De trabajar en banca, pasó a dedicarse a sí mismo, y en la actualidad ejerce como entrenador personal. Nada más ver a su cita, se quedó prendado de su belleza.

“Cómo no le va a gustar una tía como yo que lo tiene todo”, dijo ella, demostrando que no tenía abuela. “Menos mal que eres guapo porque me llega a tocar un callo de estos, pff, qué coñazo”, le dijo a Tomás. Él se dio cuenta rápido de la intensidad de su cita. “Eres un torbellino”, le espetó a Shayla.

Su encuentro ha sido un paseo por todas las emociones posibles. Shayla se ha mostrado muy eufórica en todo momento, se ha reído, ha celebrado las cosas en común que tenía con Tomás y, también, ha echado alguna que otra lágrima. Una cita llena de momentos intensos, sí, pero lo más fuerte llegó cuando ambos se fueron al jacuzzi.

Ella desprendió toda su energía, se dejó llevar por la pasión y se lanzó a los brazos de Tomás: “Estás muy bueno”, le dijo al tocar su cuerpo. “Tenía que echarle un poco el freno porque es demasiada la energía que tiene”, comentó Tomás.

Ha sido ese motivo el que ha hecho que prefiera marcharse solo a casa, ya que se ha sentido bastante “acorralado” por ella en el jacuzzi. “Tiene mucha energía y no me he sentido todo lo a gusto que me hubiera gustado estar”, decía él. Por su parte, ella no ha dudado en rechazar otra cita con él porque, tal y como ha dicho, puede tener a cualquier hombre en Marbella.