in

Según un estudio, llorar una vez a la semana es el mejor remedio para una vida sin estrés

Sentirse mal es uno de los estados más enigmáticos de la mente humana. Se trata de una realidad que, sin embargo, cada persona expresa de manera personal. Parafraseando a Tolstói, podríamos afirmar que cada persona es infeliz a su propia manera.

Giphy

De la misma manera, nos podemos preguntar a qué se refiere una persona cuando asegura sentirse “estresada”. La palabra es un préstamo tomado a la lengua inglesa que, en años recientes, sirve para describir de manera genérica una variedad de estados emocionales y psicológicos.

Por ejemplo, la tensión, la angustia, la impresión de sentirse superados por las circunstancias, la sensación de frustración, etcétera. Sin embargo, por una variedad de razones los humanos no solemos darle muchísima importancia a las emociones, y menos aún cuando se trata de emociones “negativas”.

Giphy

Lo normal, entonces, es que crezcamos sin sentir la necesidad de conocernos a nosotros mismos, de entender lo que nos sucede y desarrollar recursos para navegar mejor por nuestros propios estados emocionales. Pero el profesor Hidefumi Yoshida tiene una visión muy diferente.

Partiendo de un punto de vista muy distinto, Yoshida recorre Japón desde hace varios años con la peculiar misión… de enseñar a la gente a llorar. Se encontró con esa curiosa tarea cuando en 2014 ofreció una serie de conferencias en la Universidad de Tōhō, en Tokio, a propósito de los beneficios del llanto para una vida emocional equilibrada.

A partir de entonces, le llovieron las peticiones de escuelas, empresas y otras organizaciones que le buscaron para repetir dicha presentación, y para organizar talleres en diversos lugares.

Hace unos pocos meses, acudió a la escuela preparatoria de la ciudad de Daitō, en Osaka, donde trabajó junto a 79 estudiantes. El taller consistió en ver una película particularmente triste y conmovedora, dejarse llevar por las emociones y llorar quien así lo deseara. Al final, debían escribir sobre las emociones sentidas.

Giphy

Por experiencias como esta, Yoshida asegura que el llanto es algo muy efectivo para contrarrestar las sensaciones de angustia o ansiedad que se asocian con el estrés. Y tiene todo el sentido, ya que un punto de vista fisiológico llorar estimula el sistema nervioso parasimpático. Esto reduce el ritmo cardíaco y, en consecuencia, suscita una sensación de calma.

El profesor recomienda llorar una vez a la semana, para lo cual puede recurrirse a la ayuda de música, películas o libros que nos conmuevan hasta el llanto.

Giphy

Aunque no sigamos esto al pie de la letra, la idea es que aceptemos la existencia con todos sus matices, incluyendo aquellos que a veces se consideran negativos e indeseables. La tristeza también forma parte de la vida, y de hecho es posible que sea su sustancia más preciosa. Es gracias a esa sensación de malestar que un día finalmente decidimos hacer las cosas de otro modo, a arriesgarnos, a buscar más, a intentar de nuevo.

¿Qué os parece a vosotros?

Los 14 chistacos más bestias de la tarde

Esta casa cuesta 3.500 euros y se construye en un solo día