Se buscan candidatos para vivir en un pueblo en verano, y cobrar 900 euros al mes

No se le escapa a nadie que, en estos momentos, se han disparado los precios de los alquileres en la mayoría de ciudades. Sin embargo, el grifo de las hipotecas no termina de abrirse, y por ese motivo hay noticias que son motivo de alboroto para mucha gente. Por ejemplo, hace poco os contamos que se habían puesto a la venta casas por solo 1€ en un pueblo con vistas al Mediterráneo.

Ahora es Airbnb quien ha decidido poner en marcha una novedosa experiencia en Grottole, un pequeño pueblo de 300 habitantes en el sur de Italia. Su objetivo es el de salvar a la localidad del olvido, motivo por el cual se ha convertido en el poderoso aliado de la ONG Wonder Grottole.

Juntos, pretenden reclutar a cuatro personas para que se muden al municipio durante tres meses el próximo verano. ¿Qué tienen que hacer a cambio? Pues es tan sencillo como que se conviertan en parte de la comunidad y ayuden a los vecinos a hacer sus tareas.

El caso de Grottole es el de muchos otros pueblos de muchos países. Sufre una grave despoblación que ha provocado que haya cerca de 600 casas deshabitadas en la ciudad, según informa el diario británico The Telegraph.

Los escogidos para vivir en Grottole disfrutarán de una estancia en el pueblo con todos los gastos pagados, y ayudarán a los miembros de la ONG a revitalizar la comunidad. Juntos deberán rehabilitar edificios, colaborar en el mantenimiento de los huertos y servir de guías a los turistas que lleguen a la zona.

A cambio, podrán disfrutar de alojamiento gratuito y hasta 900 euros mensuales, además de inscribirse en cursos de idiomas y clases de cocina. La fecha límite para enviar las solicitudes es el 17 de febrero, y las podéis hacer en este enlace.

“Nuestro sueño es repoblar el centro histórico de Grottole”, ha declarado Silvio Donadio, el fundador de Wonder Grottole. “Dentro de 10 años nos gustaría ver el pueblo lleno de personas de diferentes culturas, perfectamente integradas con la comunidad local.”

Por cierto, que el pueblo se encuentra justo al oeste de Matera, una increíble ciudad conocida por sus casas cueva de siglos de antigüedad, y está preparada para recibir a decenas de miles de visitantes como capital cultural europea para 2019.

¿Qué os parece a vosotros?