Samanta Villar ataca a Hero Baby en Twitter y se lleva este desagradable y malrollero ZASCA de la empresa

Enésimo community manager de una empresa que piensa que está en su cuenta personal y que mete la pata hasta el fondo. No, querido CM, no puedes ofender aunque te sientas atacado. No puedes faltarle el respeto a un cliente, –sí, en las redes sociales el cliente también lleva la razón, lo siento– y dejar el nombre de la empresa que representas a la altura del betún.

Parece que, a veces, olvidan que ellos no son los protagonistas –cuánto daño hizo el CM de la Policía– y que su cometido es ofrecer información de la marca que les paga, atender a los consumidores con el máximo respeto y poco más; no meterse en un charco como un océano con una tremenda polémica con un personaje famoso.

La periodista Samanta Villar realizaba ayer desde su cuenta de Twitter una pregunta a la marca de comida para bebés ‘Hero Baby’, con mucho respeto y corrección, donde les cuestionaba por la presencia del aceite de palma en sus productos: “Hola @HeroBaby Por que metéis aceite de palma en vuestros productos, con la baja calidad nutricional y el perjuicio al ambiente? Gracias”. 

Pero el CM de la marca había pasado mala noche, parece, y contestó a la presentadora con un ataque directo haciendo referencia a una entrevista que Samantha concedió a la agencia EFE en la que se sinceraba sobre cómo le había cambiado la vida ser madre, contando tanto lo bueno como lo malo.

“A @samantavillar, acomodada y famosa, sus hijos le hacen “perder calidad de vida”. Ánimo Samanta, tus hijos te querrán igual. #EmpiezaLaVida”

Y claro, después de esto, lo mínimo a lo que te enfrentas es a cientos de usuarios muy cabreados que piden tu cabeza y que prometen que nunca más van a comprar la marca que te paga. ¿Qué esperabas? ¿Un aplauso? Lo que no sabemos es si ‘Hero Baby’ está de acuerdo con lo publicado por su CM, ya que aún no han pedido disculpas y el mensaje sigue publicado en su cuenta de Twitter. De poco vale que os gastéis un dineral en publicidad si después hacéis cosas como estas. En fin, un despropósito total.