Rocío Carrasco se rompe cuando le preguntan sobre las últimas declaraciones de su hija, Rocío Flores

La joven ha declarado repetidamente que mantiene el apoyo a su padre, Antonio David Flores.

Después de la emisión de los 12 episodios que han integrado la serie documental, Rocío Carrasco hizo balance en una entrevista en directo. La protagonista se enfrentó a las preguntas planteadas por Carlota Corredera, la presentadora, y un equipo de colaboradores que integraron Ana Bernal-Triviño, Montse Suárez, Paloma García Pelayo y Pilar Rahola, entre otros.

La hija de “la más grande” disipó todas las dudas que pudieran quedar desde la emisión de la docuserie. Sin embargo, en de mirar atrás, en esta ocasión se centró más en el presente y en el futuro.

Se anunció que habrá secuela del documental, que versará sobre la familia de Carrasco con la que ya no mantiene relación. Pero, además, opinó sobre las declaraciones que ha hecho su hija, Rocío Flores, sobre el documental.

Lo hizo a colación de una frase de la joven que apareció en un vídeo sobre el homenaje que se le hizo a Rocío Jurado el día que se cumplieron 15 años de su muerte. En las imágenes, una reportera le preguntó a Rocío Flores si, tal y como parecía, se había emocionado al escuchar el nombre de su madre en el acto.

Se refería a cuando, a modo de reivindicación, una espontánea gritó “¡Yo soy Rocío Carrasco!” durante el solemne homenaje, recordando la figura de la hija de “la más grande”. Ante la pregunta, Flores respondió con bastante frivolidad: “Estoy emocionada desde la misa, que queréis ver cosas donde no las hay”, dijo.

Con tristeza, Rocío Carrasco reconoció que se había quedado “pillada” al escuchar esas declaraciones. Para ella, dejaban claro que su hija no sentía nada al escuchar su nombre. Después de esto, Corredera quiso indagar más, y preguntó a Carrasco su opinión respecto a las alusiones públicas que había hecho Rocío Flores al documental, principalmente en el debate de Supervivientes y en El programa de Ana Rosa.

Rocío Carrasco evita ver las apariciones televisivas de su hija.

La respuesta de Carrasco al respecto no fue nada halagüeña. Con pesimismo, pero sin perder la esperanza, comentó que evitaba verlas porque no le hacían bien. Pero añadió que en esas imágenes reconocía a la persona del 27 de julio de 2012, es decir, a la hija que la agredió hasta quedar inconsciente.

Según explicó, considera que la joven no se encuentra en una situación aséptica o neutral, sino que se mantiene muy unida a su padre y a toda la gente que no cree a Rocío. Con respecto a una posible serie que se rumorea que podría hacer Flores, a modo de respuesta al documental de su madre, dijo que no tendría problema mientras dijera la verdad. Pero que, en caso de que no fuera así, no descartaría tomar acciones legales.

Sobre el posible daño que podría haberle hecho a su hija tras exponer ciertos aspectos de ella en el documental, declaró: “Para mí era imposible mostrar la realidad de quien es el ser sin contar eso que es su obra maestra, lo más abominable que ha hecho, que es lo que ha hecho con su hija. No tenía otra forma de hacer ver la envergadura de maldad que tiene esta persona”.

El rifirrafe en directo entre Rocío Carrasco y Lydia Lozano

Otro de los momentos más esperados era el cara a cara entre la hija de Rocío Jurado y Lydia Lozano. A lo largo de los años, Lozano ha criticado a Rociíto llegando a alzarse como la voz de Antonio David Flores, a pesar de haber sido gran amiga de Rocío Jurado.

Desde el principio del reencuentro entre las dos, Rocío Carrasco reprochó a Lydia Lozano esta traición a su amistad. “No entendí nada desde el principio, no entendía nada que una persona que había estado conmigo y que había estado en mi casa y a la que se ha tratado como de la familia, alguien que me había visto crecer y que conocía más que el resto me tuviera esa inquina”, le dijo mirándole a la cara.

“Por qué esa vehemencia, por qué ese hacer daño sin ni siquiera preguntar o sin coger el teléfono… Me lo podía esperar de mucha gente pero lo tuyo me dejó en shock”, le confesó. Lydia Lozano reconoció su error y también que había sido manipulada por Antonio David Flores.

“Ha sido una bofetada muy gorda, muy gorda, porque siempre decíamos por qué no habla, por qué pone demandas, quiere dinero… Me he puesto en tu piel, una persona me llamaba día tras día para que fuese su voz…”, explicó.

Tras esto, Lydia quiso saber por qué Rocío Carrasco no había intentado decirle la verdad sobre todo lo que estaba contando su exmarido, ya que no se correspondía con la realidad. “¿Por qué nunca me quitaste la venda de los ojos?”, le preguntó Lydia Lozano.

La hija de Rocío Jurado exclamó: “¡No era responsabilidad mía!”. Además, añadió que si no la creyó cuando se lo contó una vez, ¿por qué iba a hacerlo posteriormente?