web analytics

“Quiero morir”: Un niño de 10 años pide a su madre que le dejen morir para no sufrir más

Una historia sobrecogedora.

En las redes a veces se vitalizan historias que sobrecogen a todos los internautas. Una de ellas es la de este niño de tan solo 10 años, que ha encogido el corazón de todos los que han leído sobre su caso.

A Dillon Willford le cambió la vida en noviembre de 2021. Antes era un niño sano, sin ningún tipo de enfermedad a la vista, hasta que el “Síndrome de Dolor Regional Complejo” apareció. Cuando le diagnosticaron esta enfermedad que produce dolores tan intensos, el niño de tan solo 10 años llegó a pedir la muerte para terminar con el sufrimiento.

Todo comenzó cuando el pequeño Dillon comenzó con dolores extremos en sus pies de la noche a la mañana, que el produjeron la incapacidad de caminar o moverse. Tres meses de padecer un infierno que le provocaban “gritos las 24 horas” pudieron obtener un diagnóstico claro: se trataba del Síndrome Del Dolor Regional Complejo.

“Se fue a dormir como un niño feliz y saludable, pero se despertó al día siguiente sin la capacidad de funcionar, realizar tareas simples, incapaz de caminar y con un dolor agonizante en la pierna”, contó la madre en una entrevista para The Mirror en donde contó los detalles sobre la extraña enfermedad que padece su hijo. Su dolor en los pies es tan grande que cualquier rozadura o incluso una gota de agua de lluvia le produce el mayor de los martirios.

¿Qué es el Síndrome de Dolor Regional Complejo?

Sin duda es una enfermedad muy extraña, y los casos son escasos a nivel mundial. Son episodios muy intensos de dolor provocados por una sensación de ardor, inflamación y cambio de color en las extremidades. Es posible un tratamiento ante esta enfermedad para reducir los dolores a través de inyecciones de corticoides, y terapias específicas con un alto coste por su rareza.

Las causas del desarrollo del síndrome se desconocen, pero aparece después de una lesión, una cirugía, un accidente cerebro vascular, pero el dolor es desproporcionado en relación a la lesión inicial. Es por ello que en varias ocasiones el pequeño ha pedido que le amputen la pierna.

El sufrimiento de Dillon.

“Ni siquiera puede soportar que el viento o la lluvia le acaricien la pierna sin sufrir los ataques de dolor más horribles, lo que provoca horas de gritos agudos”, contó la madre en una entrevista. A raíz de su extraña enfermedad, el pequeño ha cambiado su vida en 180º grados: ya no puede ir a la escuela ni ver a sus amigos porque debe estar todo el día tumbado en la cama.

“Como familia estamos bastante rotos, yo misma y Maddie (su hermana) hemos escuchado a Dillon decir que se quiere morir… Imagínate escuchar a tu hijo de 10 años diciendo que quiere morir para acabar con el dolor de su pierna”, explicó la madre después de relatar la situación desgarradora que se encuentra atravesando su pequeño. Además, su madre, practicante de enfermería, y su hermana Maddie también han cambiado sus rutinas desde que Dillon comenzó con los dolores ya que son las únicas que cuidan de él porque el padre de Dillon murió cunado el pequeño nació.

Desde que se descubrió el síndrome de Dillon, la familia supo que en Arkansas existe un hospital en donde han desarrollado un tratamiento específico para la enfermedad. El problema es que cuesta 188 mil dólares. Debido a los altos costes de la terapia, la familia ha decidido “hacer un llamado a la solidaridad” y hacer público el caso para una campaña de recaudación de fondos para el vuelo y el tratamiento del pequeño que ayudará a palear su enfermedad.