¿Quién es realmente María, la presentadora de televisión arruinada que acude a las “colas del hambre”?

La famosa presentadora arruinada que pidió ayuda en televisión.

Ha sido una de las noticias más comentadas de la semana. El programa Cuatro al día se acercaba el pasado martes a la desgarradora realidad de las denominadas “colas del hambre”, como han hecho muchos otros medios.

Lo que nadie esperaba encontrarse en el espacio encabezado por Joaquín Prat era el testimonio de alguien conocido que estaba acudiendo a ellas. Seg trataba de una “conocida presentadora de televisión”, o que, al menos “lo fue en su día”. La mujer se presentó como María, aunque probablemente se trate de un pseudónimo, y en ningún momento desveló su rostro.

Según explicó la protagonista, tiene 55 años y cuenta con un amplio currículum, que sin embargo no le ha servido para encontrar trabajo en la actualidad. “No tengo trabajo, no recibo ninguna prestación por parte del Estado, me acabo de quedar viuda y no tengo trabajo”, comenzó relatando.

“He sido compañera vuestra, he sido modelo, he tenido mi propia agencia de dirección de castings, he sido azafata, he sido intérprete… He hecho muchísimas cosas”, dijo sobre su trayectoria.

El marido de la presentadora y modelo arruinada falleció de Parkinson.

Al parecer, María atravesó una delicada situación personal en los últimos años que tampoco le ha ayudado. Además, por si fuera poco, explicó que no se ha podido beneficiar de ninguna ayuda del Estado.

“Mi marido falleció hace siete meses de Parkinson y no he podido recibir nada de él. Pasamos por el Tribunal médico porque pensamos que nos iban a ayudar, pero no lo han hecho. La pensión mínima que nos ha prometido el Gobierno tampoco la estoy recibiendo”, dijo.

Por todo esto, la mujer de misteriosa identidad ha tratado de sobrevivir como buenamente ha podido con la ayuda de “amigos generosos”. “No tengo hijos, ni padres que me puedan ayudar. Ahora vivo en casa de una vecina que me ha puesto un colchón en el suelo“, dijo.

Desde luego, su aparición televisiva fue de gran utilidad, ya que una empresaria contactó en directo con el programa de Cuatro para ofrecer a María un puesto de trabajo. Pero quedó en el aire la pregunta sobre quién es realmente la presentadora de televisión arruinada que hizo este llamamiento desesperado desde las llamadas “colas del hambre”.

La mujer se despidió diciendo que está deseando poder enseñar su cara, pero que ahora no puede hacerlo “porque tengo otro tipo de problemas personales que aún no puedo contar”.

A muchos, su historia ha traído a la cabeza a la de Estíbaliz Sanz, que pasó de estrella de la tele a barrendera. Hace poco desveló cómo sobrevive con 426 euros al mes.