¿Qué fue de las hijas “góticas” de Zapatero? Te mostramos cómo es la nueva vida de Laura y Alba Rodríguez

La polémica foto que Moncloa intentó censurar.

Era el año 2009. Por entonces, las redes sociales acababan de entrar en nuestras vidas, y conceptos como “hacerse viral” o “convertirse en tendencia” no estaban tan integrados en nuestro vocabulario. Pero hubo una foto que se convirtió, de la noche a la mañana, en todo un fenómeno social.

Nos remontamos al miércoles 23 de septiembre de 2009. José Luis Rodríguez Zapatero era presidente del Gobierno, y se presentaba ante los medios en mitad de un encuentro con el mandatario estadounidense, Barack Obama. Si Zapatero no pasaba precisamente por su momento de mayor popularidad, Obama en cambio era toda una rock star con la que todos querían fotografiarse.

Probablemente por ese motivo, junto a ambos presidentes y sus respectivas esposas aparecían dos jóvenes que, hasta entonces, habían pasado completamente desapercibidas. Se trataba de las hijas de Zapatero. Pero lo llamativo no fue su simple presencia.

Y es que las dos adolescentes, de de 16 y 13 años, una morena y otra rubia, aparecían con un estilismo gótico que llamaba poderosamente la atención. Aunque por lo visto Moncloa ordenó censurar las imágenes, para proteger la identidad de las dos menores de edad, la Casa Blanca publicó todo un álbum de fotos en su página web.

No tardaron en llegar las reacciones. Los memes, otro fenómeno que por entonces resultaba fresco y subversivo, inundaron rápidamente Internet, convirtiendo la imagen en una de las más vistas del año. Mucho tiempo después, la mención de la misma sigue siendo motivo de sonrisa.

Pero, ¿siguen siendo góticas las hijas de Zapatero?

Después de aquella imagen, ambas consiguieron volver al anonimato, lejos del mundanal ruido mediático. Desde entonces sus apariciones públicas han sido contadas, logrando pasar casi completamente inadvertidas. Algo que tiene su mérito, dada la expectación que en su día generaron por ser “hijas de”.

Laura, la mayor de las hermanas, se licenció en Filosofía, pero posteriormente lo dejó todo para realizar un ciclo de grado medio en la Escuela Superior de Comunicación, Imagen y Sonido CEV. La joven acabó realizando las prácticas en la empresa Noho Comunicación, la agencia de Alicia Catalán Heredero, hija del empresario hotelero Antonio Catalán, fundador de la cadena NH y propietario de la mayoría de AC Hoteles. Laura por lo visto forma parte del departamento digital de la empresa, y trabaja con fotografía y edición de vídeo.

Adelantamos al año 2018: el 22 de junio fue un día muy especial para la familia Rodríguez-Espinosa, ya que Alba, la hija pequeña, se graduó del doble grado en Comunicación Audiovisual digital y Artes escénicas. Un curso que la había mantenido ocupada durante los últimos cuatro años en la Universidad Europea de Madrid.

En el acto se pudo ver tanto a sus padres como a su hermana mayor, mezclados con los padres del resto de los alumnos. La benjamina de la casa recogía su título ataviada con un jean y un top lencero en color negro acompañado de un blazer largo en tono blanco roto. Aunque parece que sigue mostrando predilección por el color negro, parece que al menos para esta ocasión ha abandonado la estética gótica.

Cabe destacar que Alba se animó a publicar en Internet un vídeo con el que quiso demostrar su talento para la interpretación. Aunque solo duraba 72 segundos, bastó para que también fuera un pequeño fenómeno viral después de que Forocoches se hiciera eco. Con el tiempo, su autora decidió borrarlo, seguramente para ahorrarse las tomaduras de pelo.

También se la pudo ver durante la entrega de los premios Iris, donde trabajó como fotógrafa. La joven estuvo tomando instantáneas a las celebrities a pie de alfombra roja en estos premios de la televisión, y se la pudo ver de lo más integrada en la profesión.

Ahora, diploma en mano, Alba ha comenzado a sumergirse en el terreno laboral. Se ha sabido que la joven estuvo realizando prácticas en calidad de becaria en una empresa del sector audiovisual. A sus 24 años, la joven era muy querida por sus compañeros, que la describieron como una chica “muy maja y natural”.

Fuente.