Pérdidas millonarias para Telecinco después de la que liaron en directo en Sálvame

Sálvame está pasando por su peor momento.

Por derecho propio, en los últimos años Sálvame se ha convertido en uno de los programas que más ha marcado tendencia en la pequeña pantalla. A pesar de que ahora está en horas bajas, porque la dura competencia de otros formatos como Pasapalabra en Antena 3 está consiguiendo que sufran un poco con la ausencia de espectadores.

Sálvame es sin duda un programa controvertido al que se ha calificado en muchas ocasiones como “telebasura”,​ convirtiéndose, por ejemplo, en el espacio televisivo que más quejas acumula por no cumplir el Código de Autorregulación de Contenidos Televisivos e Infancia. Más de la mitad de las protestas que tiene la cadena son debidas a este programa.

El magacín ha sido foco de las críticas en los últimos tiempos, especialmente después del despido en directo de Antonio Canales. Después de conocer en directo que el programa le había despedido, arremetió contra el programa, La Fábrica de la Tele y Mediaset por “cansar” a los espectadores. Según él, están permitiendo que hasta las “teleseries” se impongan en el ranking de audiencia.

Sálvame convierte a sus colaboradores en vaqueros.

Para reaccionar a este hecho, Telecinco ha estado anunciando el esperado regreso de la ficción Pasión de Gavilanes. Durante el mes de febrero, los diferentes formatos de la cadena se han encargado de promocionar el estreno de la secuela de la telenovela que tanto éxito tuvo en nuestro país.

Ahora, Sálvame ha convertido su plató en un escenario al más puro estilo Pasión de Gavilanes. El programa ha querido hacer algo muy especial, y ha decidido que sus trabajadores se metan en la piel de Norma Elizondo y Juan Reyes.

Lo que no esperaban los responsables del magacín es que este espectáculo les costaría el liderazgo de la tarde. A pesar de que hubo algún que otro momento cómico, no fue suficiente para mantener a los televidentes enganchados, y en las redes sociales fue muy criticado.

Sálvame vistió a sus colaboradores como auténticos vaqueros para recrear unas de las primeras escenas de Pasión de Gavilanes: la dinastía continúa. Además, el programa contó con la opinión de un actor profesional que tuvo que puntuó las interpretaciones. Los primeros en enfrentarse al reto fueron María Patiño y Kiko Hernández, y aunque a la presentadora de Socialité se olvidó del guión, pronto retomaron el hilo y ambos acabaron su puesta en escena con un apasionado beso.

“Las voces han sido muy bonitas y creíbles. Ha habido un momento muy cómico cuando [Patiño] ha bajado del caballo. Las ‘eses’ de Patiño no las entiendo, pero en general ha sido creíble. Creo que María le ha aportado mucho dramatismo a la escena y Kiko ha estado bien”, dijo el actor español.

Después llegó el turno de Lydia Lozano y Rafa Mora, de quien el profesional de la interpretación destacó la capacidad de la periodista de convertir el momento romántico en uno de comedia. Los últimos fueron Víctor Sandoval y Carmen Alcaide, que pusieron un acento que no pasó desapercibido.

Sálvame desveló la identidad de su invitado estrella.

Antes de finalizar su emisión, Sálvame desveló la identidad del famoso actor. Se trataba del imitador Josep Ferré, un personaje conocido dentro del formato, ya que es el encargado cada tarde de meterse en la piel de todos sus compañeros.

En más de una ocasión le hemos podido ver imitar a Carmen Borrego, Kiko Matamoros o Anabel Pantoja. Ahora, se ha encargado de proclamar a la pareja ganadora del reto. Para él, los mejores fueron Carmen Alcaide y Víctor Sandoval.

“Los seis habéis estado estupendo, pero los ganadores por acento y por interpretación han sido Alcaide y Sandoval”, dijo enseñando la pizarra con los nombres de los dos colaboradores de Sálvame.