Os presentamos a Roux, el gatito de 2 patas que está conquistando las redes sociales

Hay estrellas de Instagram por sus talento para la fotografía, o por su belleza, y luego los hay como Roux que lo son por ser absolutamente adorables, además de ser de lo más inspiradores. Nuestra protagonista es una gatita de dos patas que fue adoptada por Jackie Deak Akey en Louisiana, y se ha convertido en una sensación en Instagram, donde ya tiene casi 55.000 seguidores. A pesar de su problema congénito, a esta gatita que acaba de cumplir dos añitos le encanta saltar y jugar por toda la casa como a cualquier otro felino.

Akey trabaja en una clínica veterinaria y conoció a Roux —cuyo nombre completo es, no os lo perdáis, Lil’ Bunny Sue Roux Hendrickson Dean Akey— en un refugio al que había llegado porque por lo visto su “problema” le impedía enterrar sus “residuos” en su caja de arena. Seguid leyendo para conocer su historia:

Roux nació con dos patas.

Fue entregada a un refugio, por lo visto, porque era incapaz de enterrar sus “residuos” en su caja de arena.

Afortunadamente, el veterinario Jackie Deak Akey la adoptó en cuanto se topó con ella. Cómo decir que no a esta mirada:

A menudo la llaman un “gato-conejo” porque se desplaza dando estos saltos:

Un vídeo publicado por Roux! 💗 (@lilbunnysueroux) el

Roux con su primo, un conejito llamado Kangaroo.

adopted-cat-hops-two-legs-instagram-celebrity-roux-3

Aparte de su defecto congénito, está totalmente sana.

adopted-cat-hops-two-legs-instagram-celebrity-roux-17

Ha aprendido a hacer absolutamente todo lo que necesita en su día a día.

Un vídeo publicado por Roux! 💗 (@lilbunnysueroux) el

Sus piernas se esfuerzan muchísimo cada día.

adopted-cat-hops-two-legs-instagram-celebrity-roux-10

Es capaz de correr a gran velocidad, e incluso saltar sobre el sofá.

Un vídeo publicado por Roux! 💗 (@lilbunnysueroux) el

Cuando Roux sea más mayor, necesitará muchos chequeos de espalda y piernas.

adopted-cat-hops-two-legs-instagram-celebrity-roux-14

Pero por ahora, no tiene nada de lo que preocuparse, excepto de ser una gata.

¡Acaba de celebrar su segundo cumpleaños!