¿Os acordáis de Mari Cielo Pajares? Pues este es su aspecto actual… y su “chapuza” mientras daba las Campanadas en Marbella

Parece que la última noche del año no deja de traernos noticias que son, cuanto menos, bastante curiosas. El polémico vestido de la Pedroche, el “recadito” en Twitter de Anne Igartiburu, el descuido de la presentadora canaria Eloísa González

… y, por último, la hija de Andrés Pajares, Mari Cielo, que se desplazó hasta Marbella para dar las doce uvas en directo, y se lió muy parda.

Miles de personas se habían acercado a la plaza de la localidad malagueña para recibir el año nuevo acompañados de Mari Cielo y de su amigo Manuel Romero, un trabajador municipal que presentaba el acto junto a la hija de Andrés Pajares.

Todo estaba listo, y la campana de la Iglesia de la Encarnación sería la responsable de marcar el ritmo con el que los presentes intentarían comerse las doce uvas sin dejar ni una en el vaso

Pero cuando llegó la medianoche, se hizo el silencio en la plaza. La iglesia no tocó las campanas y los marbellíes no se comieron las uvas a la vez que el resto de los españoles

Pero afortunadamente Mari Cielo, como una MacGyver del mundo del espectáculo, improvisó unas campanadas caseras con la orquesta Dúo Arenal. Aunque desde el ayuntamiento se asegura que todos los presentes se lo tomaron con humor, nos consta que hubo algunos que se pillaron un mosqueo importante.

mari-cielo-pajares-durante-las-campanadas-marbellies-foto-vanitatis

En unas declaraciones a Vanitatis, Mari Cielo no entiende toda la polémica que se ha montado:

“Simplemente fue un fallo electrónico y un retraso mínimo y como las campanas no sonaron, nosotros intentamos hacer lo que pudimos con el Dúo Arenal, haciendo “ruiditos” lo más parecidos a las campanadas, para que los asistentes pudieran despedir el año en condiciones. Hicimos unos “ding, dong” muy apañados.”

Además, la actriz presentaba el acto sin cobrar un duro… y hasta se puso un vestido que le regaló su tía Pepi:

“Me puse mis mejores galas para dar la bienvenida a 2017, con un vestido que me regaló mi tía Pepi y una chaquetilla que me dio mi madre y allí estuvimos dando la cara en todo momento.”

Por su parte, el otro presentador del evento, Manuel Romero, reconocía que “las campanadas no se escucharon, esa es la realidad. Si falló el programa o el volumen, no lo sabemos, pero la gente reaccionó muy bien, riéndose y colaborando en todo momento“. Tampoco tanto, Manuel, tampoco tanto.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

En todo caso, la mayor “cagada” del año es esta otra: comparte por error estos vídeos en el grupo de WhatsApp de la familia de su novia.