Niña de 12 años finge morir para evitar que su padre, que antes asesinó a su hermana, la mate

Una niña de 12 años tuvo que fingir su muerte para evitar que su padre, quien ya la había apuñalado, la acabara matando. La menor vio cómo su padre, antes de atacarla a ella, había asesinado previamente a su hermana pequeña de 3 años.

Los hechos ocurrieron en el domicilio familiar en Florida (Estados Unidos), cuando el padre, Juan Bravo-Torres de 39 años, sujetó su cuello mientras dormía y le cortó con un cuchillo la garganta. Tras el brutal ataque, su padre fue a por otro cuchillo, y en ese momento la niña salió de la habitación, descubriendo que su hermana pequeña estaba tirada en el suelo llena de sangre.

Al volver su padre, hubo un forcejeo entre ambos que acabó en una dura agresión hacia la menor momento en que decidió hacerse la muerta para intentar que parara el ataque. Su técnica funcionó y el hombre creyó que su hija mayor estaba ya muerta.

El agresor arrastró a las dos niñas hasta el baño, las encerró dentro y, posteriormente, según relata la menor, escuchó cómo su padre se intentaba quitar la vida cortándose el cuello.

La pequeña esperó a dejar de escuchar ruidos, al quedar su padre inconsciente, salió del baño y se marchó a toda prisa de la casa en dirección al restaurante McDonald’s donde trabaja su madre para contarle todo lo sucedido.

Tras avisar a la policía, los agentes entraron en el domicilio y hallaron el cadáver de la menor de 3 años y al parricida inconsciente con varias heridas en su torso. Bravo-Torres fue trasladado al hospital, donde se encuentra ingresado bajo supervisión hasta que con el alta sea trasladado a prisión en espera de juicio.

El acusado será juzgado por asesinato en primer grado de su hija pequeña y el intento de asesinato en primer grado de su hija mayor, la cual fue trasladada de urgencia al hospital, donde se encuentra ingresada en estado crítico por sus heridas aunque estable, según informa el medio Univisión.