Multado con 4.201 euros por dar comida que le sobra a los más desfavorecidos

El alcalde de Valencia va a estudiar el caso: “No tiene sentido multarles”.

Una de esas noticias que nos hacen perder la fe en la humanidad. Resulta que el propietario de un local de El Cabañal, Valencia, ha sido multado con 4.201 euros por haber ofrecido durante el confinamiento la comida que le sobraba, junto a dos voluntarias, a las personas más desfavorecidas.

clipping sl3xLq 1837

Todo empezó cuando se decretó el estado de alarma. Javier Márquez decidió repartir la comida que se iba a poner mala de su local entre aquellas personas que no tenían nada que echarse a la boca.

Antes de hacerlo, el propietario se informó y pidió permiso a Cruz Roja y Policía Local: “Me dijeron que no había ningún problema, que me amparaba el BOE”, dijo.

Sin embargo, una patrulla de locales le pusieron una multa completamente desproporcionada por por cometer “una acción grave”. Además, le amenazó directamente un policía: “Me dijo que iban a hacer todo lo posible por cerrarme el negocio y que cuando abriera él ya se encargaría personalmente de bajarme las persianas”, contó.

Javier y las dos voluntarias portaban EPIS y tomaron medidas de seguridad.

“Me parece una injusticia total y absoluta”, dijo Javier. Además, explica que entregaron la comida portando EPIS y llevando a cabo todas las medidas de seguridad establecidas por el Gobierno.

Ahora, el alcalde Valencia Joan Ribó “ha emitido un comunicado diciendo que va a estudiar el caso y que no tiene sentido multarles”. Javier Márquez, por su parte, ya ha recurrido la sanción.