web analytics

Mueren tres amigos, dos de ellos menores de edad, de manera trágica en Málaga

Tres jóvenes han muerto esta pasada madrugada después de que el coche en el que circulaban se saliera de la carretera y cayera por un terraplén en la localidad malagueña de Ronda. Dos de los fallecidos eran menores de edad, de 15 y 16 años, mientras que el tercero, que era quien conducía, tenía 22, según informan desde la Subdelegación de Gobierno de Málaga.

Los hechos han sucedido sobre las 2.30 horas de este miércoles 29 de junio en un camino vecinal que lleva a la carretera A-374. La Guardia Civil de Tráfico está investigando las posibles causas del accidente.

De momento únicamente se sabe seguro que el vehículo que conducía uno de los fallecidos se salió de la carretera y cayó por un terraplén tras pasar por una curva a gran velocidad, según indican desde el ayuntamiento de Ronda.

Después de que se produjera el fatal accidente, se desplazaron hasta el lugar del suceso efectivos de la Guardia Civil, de la Policía Local de Ronda y bomberos y sanitarios del Consorcio Provincial, que no pudieron hacer nada por salvar sus vidas. El coche quedó totalmente destrozado y bocabajo tras el siniestro.
Según informa el Diario Sur, y a falta de confirmación policial de momento, por causas que aún están bajo investigación, los jóvenes podrían haber huído tras ver un coche patrulla. El vehículo en el que viajaban, un deportivo de la marca Mercedes, se salió de la carretera en una curva peligrosa, debido al exceso de velocidad, y cayó por un terraplén de unos 10 o 12 metros.

El Ayuntamiento de Ronda, como muestra de dolor, ha decretado tres días de luto oficial tras el fallecimiento de los tres jóvenes de la localidad en el accidente de tráfico sucedido esta madrugada. Además, durante estas jornadas las banderas en todos los edificios municipales ondearán a media asta y con un crespón negro como símbolo de luto por el terrible suceso. La alcaldesa, Mª Paz Fernández, en nombre de toda la Corporación municipal quiere trasladar su apoyo y cariño a las familias de las víctimas.