Miles de catalanes se indignan en las redes sociales con este error de la marca Carretilla

La polémica está servida —y nunca mejor dicho—: miles de usuarios catalanes han mostrado su indignación en las redes sociales por culpa de un producto de la marca Carretilla.

pan-con-tomate

El motivo de la controversia no es otro que ese típico preparado de tomate que te ponen en cualquier bar cuando pides una tostada en el desayuno. ¿El problema? El nombre que han decidido ponerle las mentes pensantes de Carretilla

Y es que no sabemos si para hacerlo más auténtico, o diferenciarlo más de la competencia, lo han bautizado como “tumaca” en vez de tomate.

2016-11-17-08-09-57

La traducción errónea del producto ha indignado a muchos consumidores, que explican que lo correcto habría sido llamarlo “tomàquet” —tomate en catalán— o “tomate“… pero nunca “tumaca.

El pa amb tomàquet es una comida tradicional de la cocina catalana y está considerado como uno de los típicos ejemplos que definen la dieta mediterránea. Tumaca” o “pantumaca” sería como escribir “guachinton” para referirse a la capital de Estados Unidos, o “chespir” para nombrar al mítico dramaturgo inglés.

La mayoría de las fuentes señalan que el origen del hecho de untar tomate sobre el pan, para así ablandarlo, es casi tan antiguo como su llegada a nuestro país —en el siglo XVI. Aunque la primera referencia escrita no consta hasta el año 1884 y ésta la sitúa en Cataluña donde en las típicas casas de payeses del siglo XIX ya se untaba el pan reseco de días atrás con tomate y un chorro de aceite.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Hablando de fails culinarios: una vegetariana probó el chorizo pensando que no es carne y