Meritxell Martorell de ’21 días’ cubre el drama de los refugiados, y se enamora de uno que acaba en la cárcel

1460480022_478615_1460634886_noticia_fotograma

La historia de Meritxell Martorell, la periodista que presenta en Cuatro el programa 21 días, podría perfectamente convertirse en una película de esas que lo tiene todo.

Fuente: Cuatro
Fuente: Cuatro

En un artículo para ViceMeritxell ha narrado cómo se enamoró de un refugiado que conoció cuando estaba contando, en febrero de este año, el drama que viven estas personas en el Mediterráneo.

De todas las entrevistas que Meritxell realizó en Lesbos, hubo una especialmente importante para ella: la reportera conoció a un joven del kurdistán iraquí que le invitó a continuar el camino con él y con su familia hasta Atenas.

Fuente: Vice
Fuente: Vice

La periodista aceptó el ofrecimiento, y fue en ese viaje, que terminó en Macedonia por culpa del cierre de fronteras, en el que conoció a Harud.

El joven le explicó a Meritxell que él, en su tierra, también era periodista, pero que no se encontraba allí trabajando: Harud era, como todos los demás, un refugiado que huía de la guerra de su país.

La conversación se alargó y se alargó, y entre los dos acabó naciendo el amor. Una gasolinera abandonada de Macedonia fue el testigo del inicio de su romance:

“El frío se convierte ahora en una temperatura ideal, la gasolinera es el escenario de una novela romántica y pierdo totalmente la noción del espacio y el tiempo.”

Fuente: Vice
Fuente: Vice

Tras varios días durmiendo en la gasolinera, el autobús en el que viaja la periodista tuvo de pronto que marcharse a toda prisa, sin poder despedirse de Harud:

“No tengo ningún contacto, no sé nada de él, no le volveré a ver nunca más.”

Sin embargo, la pareja se volvería a reencontrar días después en Idomeni, aunque apenas tuvieron tiempo para abrazarse y volver a separarse entre lágrimas.

Una vez finalizó el reportaje, Meritxell y Harud intercambiaron los teléfonos y cuentas de Facebook, y prometieron que mantendrán el contacto. Desde entonces, mantuvieron largas conversaciones en las que se contaron su vida y acabaron locamente enamorados.

Y por fin, surgió la oportunidad de verse: Harud le contó que acababa de llegar a Hannover y Meritxell, sin pensárselo dos veces, se compró un billete de avión y se plantó en la ciudad alemana: “porque lo necesito, porque me apetece, lo voy a vivir sin cámaras ni reflexiones, sin entrevistas de por medio“.

Tras unos días juntos en Hannover, llegó el momento de la triste despedida, pero encontraron una posible solución para seguir juntos: irse en coche a Barcelona.

Fuente: Vice
Fuente: Vice

“Llegamos a mi ciudad, drogados de ilusión y de desconocimiento, imprudentes e insensatos como nunca.”

Al llegar a la ciudad condal, Meritxell llamó a su familia y les explicó que acababa de cruzar la frontera acompañada de un refugiado sin papeles. Tras hablar con ellos, se marchó a Madrid con Harud para intentar arreglar su situación:

“La situación se nos ha ido de las manos. No sólo por incumplir las normas, sino porque ni siquiera nos conocemos. No estamos enamorados, sólo que hemos maquillado de color rosa los momentos oscuros que nuestras mentes eran incapaces de aceptar.”

Viendo que el problema que tenían entre manos era cada vez más difícil de solucionar, Harud decidió regresar a Hannover para hacer las cosas de forma legal… con la mala suerte de que fue detenido en la frontera y acabó en la cárcel.

Meritxell estuvo durante veinte días sin saber nada de él, hasta que Harud le llamó para explicarle que estaba por fin en libertad y que se encontraba en Ceret, una ciudad francesa de los Pirineos, ya que había conseguido que Francia le diera asilo.

La historia tiene, por lo tanto, un final feliz: Harud vive actualmente en Lyon, donde ha conseguido un empleo en Amnistía Internacional, y está cumpliendo su sueño de trabajar en Europa como representante de Derechos Humanos.

La historia completa narrada por su protagonista, la periodista Meritxell Martorell, la puedes leer en Vice.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.