«Me voy a pasar de la raya, porque no puedo más»: Sentencia al discurso de Pablo Motos que «roza la vergüenza ajena»

«¿Pero qué le pasa?»

El Hormiguero es uno de esos espacios que recibe opiniones de todo tipo. Aunque hay quien está enganchado al formato, mientras que otros directamente no lo soportan, y solo lo ven cuando hay un invitado que, a su juicio, merece la pena. Es muy frecuente que, cuando eso ocurre, recurran a las redes para despotricar contra el presentador y sus colaboradores.

Quizás pensando en estos detractores en las redes sociales, Motos adelantó en el arranque del último programa de El Hormiguero que iba a ser «bastante especial», y no defraudó: «Voy a hacer algo que llevo muy tiempo pensando. Vivimos un momento en que la gente tiene mucho miedo de hablar, porque a la mínima te metes en un lío, y yo creo que no solo hay que luchar contra eso, sino que también hay que provocarlos. Así que esta noche, me voy a pasar de la raya», anticipó.

Después de la entrevista a Hovik Keuchkerian, uno de los actores de La Casa de Papel, el presentador dio paso a un discurso con un tono que pocas veces suele emplear: «Me voy a pasar de la raya, porque no puedo más. No puedo más con lo políticamente correcto», dijo Motos.

«A mí esto antes me indignaba, pero ahora es que me aburro. Me aburro de los quejicas, me aburro de los que sin tener ni idea de la vida se atreven a dar lecciones desde el ordenador», explicó. Estaba claro que el de es anoche no era un discurso más de Motos, y que el presentador sentía una necesidad especial de expresarse sobre el asunto.

«Yo creo que ha llegado el momento, y lo digo en serio, de hacer una catarsis, de hablar de la vida de verdad. La vida es salvaje, es injusta, es cruel y no es neutral. Esto es lo que hay. Y tenemos que tener libertad para poder hablar en público sin meditar mentalmente la conversación para que no te den una paliza mediática. ¿Sabéis lo que persiguen? Persiguen que nos enfrentemos, que nos enfademos por todo, que nos separemos. Porque así no pensamos, porque pensar es peligroso, podrías cambiar de opinión», continuó diciendo el presentador de Atresmedia.

«Así que yo creo que de vez en cuando hay que pasarse de la raya. Hay que probar lo prohibido, y que pase lo que tenga que pasar, que la vida es esto. ¿Qué es la vida si de vez en cuando no te dejas llevar y haces lo que te apetece?», dijo Motos.

«¿Cuánto veneno llevas dentro ahora mismo?»

El espectáculo continuó cuando el presentador cruzó, literalmente, una raya que habían dibujado en el suelo del plató, y continuaba con su discurso. «Me gustaría hablar del rencor. Cómo se te tiene que hablar a ti para que no te enfades. Qué normas tuyas que solo tú sabes necesitas que no se salte nadie para no ponerte a la defensiva y atacar. Qué palabras no se te pueden decir a ti porque siente que te rebajan, que te juzgan o que te sentencian. ¿Cuánto veneno llevas dentro ahora mismo?», preguntó desafiante.

«Consultar con tu propio resentimiento es una emoción muy reveladora para saber por qué estás como estás. Porque cuando uno se siente desgraciado se convierte en un problema para los demás», continuó. «El rencor», añadió, «como todos los sentimientos feos y negativos, no daña a quien supuestamente lo provoca, sino a quien lo padece. Vivir resentido es como cavarse en un hoyo del que cada vez cuesta más escapar. Y sin embargo, cómo nos gusta a todos vivir en ese hoyo y revolcarnos en el fango del rencor».

El discurso de Pablo Motos de casi 6 minutos no pasó desapercibido en las redes, donde suscitó numerosos comentarios… y no precisamente positivos.

Y a ti, ¿qué te pareció?