María Castro muestra las dificultades de su parto: “No ha podido ser”

Después de un embarazo en plena pandemia, María Castro ya tiene a su pequeña en brazos. La actriz presentó a Olivia el pasado jueves con una entrañable imagen publicada en su cuenta de Instagram, junto a un mensaje lleno de emoción.

Han sido unos meses difíciles, como para todos los españoles, pero la incertidumbre del embarazo han hecho que sea peor todavía. Además, se ha enfrentado a la incomprensión de algunos de sus seguidores tras anunciar que no llevaría a su hija mayor al colegio.

Además, Castro está decepcionada después de su parto. Y es que en esta ocasión, no pudo cumplir su deseo de dar a luz de manera natural a su segunda hija.

“Cuando creías que lo habías experimentado todo, cuando pensabas que no se podía igualar ese amor tan puro… entonces, llegas tú, Olivia, y tiras por tierra todas nuestras teorías y sentimientos. Fue oír tu llanto y el amor más animal, puro e incondicional, brotó por sí solo”, escribió la actriz inicialmente

Otra cesárea.

Dos días después, María Castro quiso compartir con todos sus seguidores cómo vivió aquel momento del parto. La actriz soñaba con traer a su segunda hija de manera natural, pero finalmente no pudo ser.

“Esta es la última foto en la que monitorizada y con contracciones, guardaba aún la esperanza, de parir por vía vaginal….”, comentó con total sinceridad la actriz.

“Me apetecía vivir ese otro tipo de parto… irme a casa sin una operación mayor en el cuerpo…Me apetecía ayudar al bebé a entender que tras el canal del parto, le esperaba el mundo…Pero no pudo ser…”

Tal y como la propia actriz contó, la cesárea de Maia, su primera hija impidió el parto natural. Existía riesgo de desgarro, y, de acuerdo con la actriz, con otra pequeña en casa no se la podían jugar.

Al principio la actriz se enfadó con la decisión, pero el apoyo incondicional de su marido le ayudó a decidir. No había mucho tiempo, pero sí muchas ganas. Finalmente, gracias a los médicos todo salió a la perfección y la pequeña Olivia por fin está entre sus brazos.

“Gallega y dura por naturaleza, tengo salud para soportarlo y una familia maravillosa en quién apoyarme. Ahora, me tocará tomarme la vida con calma…”, escribió para finalizar de su texto.

Con los ánimos están más calmados, ha podido regresar a casa para empezar una nueva vida junto a las dos pequeñas alegrías que le hacen sonreír cada día.