“Mamá, me estoy muriendo, te quiero”: el niño español al que colgaron dos veces en el 112

“Mamá, me estoy muriendo, te quiero”. Estas palabras fueron, paradójicamente, las que le salvaron la vida al pequeño Jesús R. G., un joven de tan solo 14 años que después de sufrir un colapso pulmonar intentó ser atendido por el 112… sin éxito.

https://www.instagram.com/p/BeJCOJ0AzA6/?taken-by=jeesusruiiz

Los hechos sucedieron en el municipio de Inca, en Mallorca, el pasado 13 de enero. El menor se encontraba paseando por la avenida Reyes Católicos cuando, de repente, empezó a encontrarse muy mal. Asustado, decidió llamar con su móvil al 112 para explicar que tenía muchas dificultades para respirar, pensando en aquel momento que se trataba de un ataque de alergia.

Sin embargo, cuando llamó al número de emergencias, el operador que contestó le colgó sin motivo… no en una, sino en dos ocasiones. Mientras, el niño notaba como se iba ahogando poco a poco y sus problemas para respirar eran cada vez más serios.

Tal y como ha relatado Jesús, el operario encargado de contestar la llamada escuchó lo que el menor le decía, pero aún así decidió colgar sin motivo. Diez minutos más tarde, el chico volvió a llamar al teléfono de emergencias, mucho más asustado… y recibió la misma respuesta: le volvieron a colgar.

El niño terminó desmayándose debido a la falta de aire, pero recuperó la consciencia al poco tiempo. Desesperado, llamó a su madre para despedirse pensando que iba a morir.

Ella le pidió que detuviese a cualquier vehículo que circulara por la avenida, y finalmente un conductor le trasladó a un centro médico, donde los médicos se vieron obligados a entubarle y sedarle.

Más tarde fue trasladado al Hospital de Son Espases, donde permaneció durante varios días en la UCI. Después de haber estado una semana ingresado, deberá ser intervenido de nuevo en unos 20 días.

https://www.instagram.com/p/BeA8RxnANpa/?taken-by=jeesusruiiz

El padre de Jesús, médico de profesión, decidió contactar con la jefa del servicio de emergencias del 112 para pedir explicaciones. Después de escuchar las grabaciones de ese día, comprobaron que el relato del chico era completamente cierto.

El 112 abrió inmediatamente una investigación para esclarecer los hechos, y asumen toda la responsabilidad de lo sucedido. Se ha abierto un expediente al operador que atendió la llamada. El padre ha asegurado que no quiere “arruinarle la vida a ese señor”, pero que investigará si se trató de una “negligencia del operador” o “falta de profesionalidad”, lo que sería clave para tomar una decisión.

Añadió que en el 112 se han excusado diciendo que existe un “listado de bromas”, según el cual los operadores ignoran ciertas llamadas. Ha pedido comprobar si su hijo está incluido en él por haber participado en alguna, motivo por el que no continuaría adelante con su reclamo.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.