Malú confiesa en ‘El Hormiguero’ que no se cambia de tanga en toda la gira, y otras manías enfermizas

Malú no ha dejado a nadie indiferente con su paso por El Hormiguero, y su conductor Pablo Motos seguro que está encantado de que haya elegido su plató para hacer estas confesiones tan sorprendentes. El propio Motos tampoco tuvo problemas en abrir su corazón y contar algunos episodios verdaderamente embarazosos de su pasado, como cuando durante una borrachera estuvo a punto de hacerse un tatuaje de una mosca.

malu-desvela-sus-manias-casi-enfermizas-en-el-hormiguero

Sin embargo, la palma se la llevó la cantante, que parece que tiene algunas manías que rozan lo enfermizo. Para empezar, por lo visto la cantante no soporta el color amarillo, ni en ella ni en nadie, hasta el punto de que si aparece alguien con ropa de ese color a su lado es capaz de pedirle que se vaya de ahí, y que no vuelva hasta que no se haya cambiado. Tampoco come antes de un concierto, porque si su estómago está lleno no puede darlo todo en el escenario. A todas estas manías se suma la que ha sido más comentada por el público de El Hormiguero: siempre usa el mismo tanga en los conciertos; ¡eso sí, lo lava antes!

También confesó cuántos tatuajes tiene: “Siete. En la nuca, en la espalda…“. Y por último, hizo una confesión bastante íntima relacionada con el ámbito erótico. Malú es tan apasionada de la música que asegura preferir actuar en una sala llena de público en cualquier lugar del país, que una excelente noche de pasión. La cantante fue muy aplaudida por esta confesión.

¿Qué os parecen a vosotros sus declaraciones?