Malas noticias para Salvador Sobral, ganador de Eurovisión 2017

Después de convertirse en ganador del último Festival de Eurovision, su legión de seguidores no deja de crecer, como demuestra el hecho de que sus actuaciones habitualmente cuelgan el cartel de “no hay entradas” allá por donde pasa. Y todos estos seguidores, los antiguos y los nuevos, están ahora mismo muy preocupados por este joven de 27 años, dotado de un gran talento para la música.

Recientemente nos informaron de que a Salvador Sobral se le acaba el tiempo. Después de conquistar a toda Europa con “Amar pelos dois” —”Amar por los dos“—, supimos que el portugués se encontraba en lista de espera urgente para recibir un corazón compatible con el suyo, debido a la insuficiencia cardiaca que sufre.

Ahora, recibimos nuevas malas noticias: el intérprete de “Amar Pelos Dois” ha sido ingresado en un hospital de Lisboa.

El ganador del Festival de Eurovisión 2017 está controlado y vigilado. Está conectado a unas máquinas que llevan a cabo funciones que normalmente desempeñarían sus órganos. Así está mas controlado“, declaró un familiar del cantante a TV7 Días. Mientras, algunos medios portugueses informaron de que el estado de salud de Sobral había empeorado y se encontraba en estado crítico.

Según informó en aquel momento El Mundo, en el centro en el que se encontraba Sobral habían activado “un protocolo de seguridad significante en el recinto, con guardias controlando accesos para impedir el paso de personas ajenas a la institución“.

Un mes después, comprobamos que la espera de Sobral está siendo demasiado larga. Después de unos meses esperando ese trasplante de corazón, las últimas noticias que nos llegan sobre su salud revelan que el joven está conectado a un corazón artificial. Una intervención que no es muy habitual en los hospitales portugueses, pero que ha sido la única solución para que su vida no corra peligro. La máquina externa conectada a su cuerpo obviamente viene a acrecentar la preocupación sobre su estado.

Los medios del país luso se han eso eco de la noticia, incluyendo la opinión de expertos como el presidente de la Fundación Portuguesa de Cardiología, Manuel Carrageta, que indica que “un corazón artificial permite que el corazón biológico se recupere e incluso ayuda a que gane fuerza en la inmensa mayoría de los casos“.

Otros aseguran que el coste del aparato, procedente de Estados Unidos, es de 110.000 euros.

Sea como sea, se trata de una solución provisional y que no garantiza la recuperación de Sobral, que ya anunció hace unos meses que se retiraba de los escenarios debido a su frágil salud. Por lo visto, su médico le dijo hace un año que moriría en nueve meses si no conseguía un corazón.

A pesar de que le desaconsejaron una vida de sobresaltos, quiso cumplir el sueño de representar a Portugal en Eurovisión, y posteriormente se embarcó en una gira promocional que acabó dejándole muy cansado, algo que puede haberle pasado factura.

Mucha fuerza, Salvador.