Los padres de Archie, niño de 12 años con daños cerebrales, pierden recurso y será desconectado

El juzgado ha dictaminado finalmente que los médicos desconecten de la máquina que le mantiene vivo a Archie, el niño de 12 años que sufre daños cerebrales tras hacer un reto viral online desde el pasado abril, contestado así a la apelación que realizaron sus padres, quienes pidieron posponer la decisión final tras el ingreso reciente en urgencias del padre del menor por un problema cardíaco y por el riesgo de su empeoramiento con una posible decisión sobre su hijo.

De esta forma el Tribunal da fin a un largo enfrentamiento entre los médicos y los padres de Archie, dando la razón a los profesionales sanitarios después de argumentar no haber visto “ningún signo de vida” en el menor desde que fue hospitalizado.

Decisión con la que los padres no están de acuerdo pidiendo más tiempo para poder comprobarlo: “Está ahí y se va a despertar, solo necesita tiempo. Todo lo que quiero es que le den tiempo para curarse. Su corazón sigue latiendo”, asegura su madre.

La familia quiere evitar la dramática desconexión asegurando que el pequeño reaccionó después de que le colocaran aceite de lavanda debajo de su nariz: “Su presión arterial subió, así que pusimos una grabación de meditación de respiración profunda y le pusimos aceite de lavanda debajo de la nariz y en 10 minutos su presión arterial bajó a niveles normales”.

Los progenitores tienen desde ahora 48 horas para presentar el conflicto ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y esperar a que esta última instancia legal a la que pueden ya acudir ya, acepte el caso y no lo desestime, sino el pequeño será desconectado sin más dilación.