Los ladrones han entrado a robar en casa de Kiko Rivera, y se han llevado algo que revolucionaría las redes

Kiko Rivera y su pareja Irene Rosales fueron robados en su vivienda de Madrid el pasado jueves. El colaborador de Sálvame Kiko Hernández lo ha contado en el propio programa, donde ha descrito cómo los ladrones desvalijaron la casa aprovechando la ausencia de la pareja, llevándose todo el dinero en efectivo que encontraron —2.000 €—, y objetos de valor: dos relojes de gran valor, dos plasmas y dos ordenadores.

kiko-rivera-e-irene-rosales_960x540_318445f4

El hijo de Isabel Pantoja ha denunciado el robo en una comisaría, y fuentes de la investigación le han indicado que los ladrones debían tener muy clara la víctima y los objetos que estaban buscando. En otras palabras: descartan que fuera una banda criminal en búsqueda de cosas de valor porque, por ejemplo, dejaron muchas joyas en la vivienda.

Pero el robo preocupa Kiko no tanto por los 2.000 € que le han sustraído o algunos objetos de valor, sino porque en los ordenadores que se llevaron los cacos habría imágenes comprometidas del DJ con su prometida y madre de su hija Ana. Kiko Hernández ha dicho que lógicamente no desea “bajo ningún concepto” que esas imágenes salgan a la luz.

En el programa de Telecinco se apresuraron a hacer conjeturas sobre el asunto, y Carlota Corredera, ex directora de Sálvame Deluxe, ha insinuado que podría tratarse de un ajuste de cuentas por deudas que el DJ no hubiera saldado con los cacos. Aunque en realidad nadie tiene ni idea de qué ha ocurrido todavía, el propio Kiko Hernández sí que baraja la posibilidad de que los criminales sean conocidos del hijo de Isabel Pantoja.

¿Intentarán los ladrones hacer negocio con su contenido? ¿Es posible que se trate realmente de un ajuste de cuentas?