Lo que ha hecho el chef José Andrés con España ante la crisis del coronavirus es la primera vez que ocurre

La ONG World Central Kitchen (WCK), puesta en marcha por el reconocido cocinero español afincado en EE UU José Andrés, llega por primera vez a España para alimentar a quienes más lo necesitan durante la pandemia del coronavirus, como ya está haciendo en Estados Unidos y otros países afectados.

El enorme golpe que se está llevando la ciudadanía española desde la llegada de la COVID-19 ha hecho que el chef junto a su ONG, World Central Kitchen, que se encuentra afincada en Estados Unidos, se pusiera a trabajar por primera vez en España.

La ONG del cocinero asturiano, portada de la revista Time por su labor humanitaria, ya ha comenzado a trabajar en Madrid, la comunidad autónoma más afectada por la COVID-19. En los próximos días lo hará en Barcelona y Valencia, según ha anunciado este domingo en su cuenta de Twitter, aunque el proyecto es cubrir todo el territorio nacional.

José Andrés compara en una conversación con El Periódico cómo está siendo el azote del coronavirus y lo diferente que es a cualquier otra tragedia: “Va de menos a más, va aumentando. No hay nada destrozado, no es una guerra. Estamos ante una crisis humanitaria de proporciones bíblicas”.

El asturiano hace recuento y asegura que están dando más de 120.000 comidas diarias en EEUU y otras 30.000 en países latinoamericanos como Colombia o Venezuela. En los próximos meses espera casi doblar esa cantidad.

“Nosotros somos prácticos y no podemos esperar a que lleguen esos fondos. Esto costará mucho dinero. Veremos cómo se paga”, describe para aclarar cómo va a financiar este proyecto, que vive de sus ingresos y de aportaciones privadas, entre las que están Natalie Portman o Leonardo DiCaprio. Por eso, espera algún tipo de ayuda del Gobierno federal.

José Andrés es protagonistas de la portada de la revista Time de abril, un especial llamado Separados pero no solos que se centra en los esfuerzos de diferentes figuras por encontrar un “propósito común” para hacer frente a la “amenaza compartida” del COVID-19. La revista se refiere así al trabajo de World Central Kitchen.