“Lo digo tal y como lo siento”, el monumental enfado de Los Morancos tras declararse el estado de alarma en Madrid

Jorge y César Cadaval son más conocidos con su nombre artístico: Los Morancos. El dúo cómico charló el pasado domingo con Cristina Pardo en su programa en laSexta, Liarla Pardo.

Durante la entrevista, desde el espacio les pusieron las declaraciones de Salvador Illa del pasado viernes. En ellas, anunciaba que se había decretado el estado de alarma en Madrid.

“Mira la alegría que nos dan a nosotros, es que no se ponen de acuerdo. Creo que tiene que haber profesionales para todo y hay una falta de profesionales tremenda. Lo digo tal y como lo siento”, aseguró molesto Jorge Cadaval.

El cómico andaluz añadió que “los políticos ahora mismo no pueden estar peleándose porque esta es la casa de todos, no de uno”. Su hermano César, por su parte, recordó que “hay mucha gente que se está muriendo”, como para que primen los intereses políticos en la toma de decisiones.

Jorge volvió a la carga destacando la crisis económica que ha provocado la covid-19: “Hay muchas personas que están pasando mucha fatiga, hay mucho comedor social y gente que lo está pasando mal. Ellos no sé si tendrán oídos, pero en la calle lo que se escucha es eso”, dijo.

César incidió en cómo afectan todas estas decisiones al mundo teatro. Quiso remarcar que se trata de un entorno que considera seguro: “En el teatro no ha habido un solo brote, se cuida mucho. Llevas mascarilla, tienes un asiento libre a izquierda y derecha, se sale escalonada, se apunta el DNI”, dijo.

El Gobierno de España decretó el pasado viernes el estado de alarma en nueve municipios de la Comunidad de Madrid —Alcorcón, Alcobendas, Madrid, Fuenlabrada, Getafe, Leganés, Torrejón de Ardoz, Móstoles y Parla—, para frenar la segunda ola del coronavirus. La medida estará vigente durante 15 días.

Después de ese lapso, si se requiere una prórroga, el Gobierno deberá conseguir el refrendo del Congreso para alargar la situación.

Las medidas que contempla el decreto de alarma conciernen a cerca de 4,5 millones de personas, y suponen la restricción de entradas y salidas de los municipios, algo que afecta a la libertad de circulación, y la limitación a seis personas del aforo en reuniones sociales. Además, limita también el aforo en bares, restaurantes y locales de juego y apuestas, del 50% en interiores y del 60% en exteriores.