Llegan las lentillas “milagro” que hacen desaparecer la miopía

565c52d7b70f21295ba1b8835ba34801

Estas lentillas corrigen la visión lateral y reducen entre 3 y 5 dioptrías, así que no nos extraña que mucha gente las esté llamando “milagrosas.

La miopía es un defecto de visión que sufre alrededor del 80% de la población con estudios superiores, siendo el principal defecto de visión en el mundo.

La gran ventaja de estas nuevas lentillas es que controlan la progresión de la miopía en una edad en la que el avance es “feroz”, de acuerdo con Jaume Pauné, de la Universidad Politécnica de Catalunya.

“La miopía empieza entre los 9 y los 13 años de edad, progresa fuertemente hasta los 16 y se ralentiza sola a partir de entonces. Pero el hecho de frenar un 43% su progresión permite poder tener un cambio al final de este proceso de entre 3 y 5 dioptrías menos“, explica Pauné.

Otra de las importantes aportaciones de estas nuevas lentillas es que hacen al ojo más estable: las convencionales corrigen solamente la visión central del ojo y no los laterales, lo que causa el crecimiento del ojo y de la miopía. Esta nueva lente evita este aumento al cubrir también la visión lateral.

Esta reducción de la miopía disminuye el riesgo de sufrir una patología ocular muy grave, cosa que significa que evitamos los problemas a los niños cuando llegan a la edad adulta, previniendo situaciones que pueden derivar en la pérdida de visión“, ha contado Pauné.

Su inventor asegura que  “no existe ninguna otra lente de contacto progresiva comercializada en el mundo con esta efectividad” pero advierte de que su eficacia también depende del número de horas de uso y de la genética de cada uno. 

Normalmente se recomienda usar lentillas a partir de los 12 o incluso 16 años y no muchas horas, pero “estas lentillas se pueden usar a los ocho o 10 años (siempre que el niño sea responsable) y cuantas más horas mejor. Es cierto que se aumenta el riesgo de conjuntivitis pero el tiempo es fundamental para corregir la miopía”, concluye el experto.

Se usan como las lentillas convencionales, cuestan unos 400 € al año y se renuevan cada 3 meses.

¿Qué os parece el invento?