Le rescataron abandonado y desnutrido. 4 años después es un niño feliz

Anja Ringgren Lovén, es la directora de Land of Hope, organización que rescata bebés abandonados, y encontró en el año 2016 a un niño de dos años deambulando solo por una aldea de Nigeria. El niño fue abandonado por sus padres porque pensaban que era un “brujo”.

Según una creencia antigua común en algunas zonas de África muchos niños son considerados brujos en África por superstición y, por este motivo, son abandonados, torturados o hasta incluso asesinados.

“Los padres del niño rescatado, Hope, se marcharon de la aldea y le habían dejado vagando solo por la calle, mientras que los aldeanos afirmaban que era un brujo. Llevamos a Hope al hospital para recibir tratamiento y poder curarlo ya que estaba en unas condiciones físicas lamentables. Hoy en día es un niño muy sano y fuerte al que le encanta ir a la escuela y jugar con sus amigos en Land of Hope”, comenta Anja Ringgren Lovén.

“Creo que mucha gente en el mundo ha visto o escuchado comentar sobre la famosa imagen de Hope y yo, donde me arrodillo frente a su cuerpo desnutrido y hambriento para darle agua.
Hoy no quiero compartir esa foto, hoy quiero compartir fotos de Hope tal y como se encuentra hoy, 4 años después del rescate. ¡Un joven muy fuerte, inteligente, divertido y hermoso que, a pesar de todo lo que pasó, sobrevivió!”, añadió Anja.

“Hope ha visto su famosa foto muchas veces. Se señala a sí mismo en ella orgulloso y luego sonríe. Pero en realidad no se trata exactamente de orgullo. Los niños nacen con la capacidad de perdonar y sin prejuicios, y cuando se les enseña qué pensar y en lugar de cómo pensar, fallamos como sociedad. ¿Criamos a Hope para odiar a sus padres porque le abandonaron para que muriera? Por supuesto que no”, agregó.