Las redes sociales revelan el verdadero motivo por el que Fran Rivera no fue a la confirmación de su hija, y se lía parda en Twitter

A todo el mundo le sorprendió cuando Fran Rivera se convirtió en colaborador de Espejo Público. Especialmente cuando Susanna Griso aseguró que llevaba más de 10 años intentando fichar al torero como colaborador del programa. “Me has estado toreando diez años hasta que has aceptado“, aseguró entre risas.

Se incorporó a una mesa de debate son otros colaboradores como Rubén Amón o Ángel Antonio Herrera. Y las polémicas no tardaron en llegar: Rivera se explayó en directo sobre la “panda de hijos de puta” que se rieron de la muerte de Bimba Bosé. Algo que fue muy aplaudido en las redes sociales… pero su siguiente polémica, cuando defendió en Espejo Público la agresión de un Guardia Civil a un antitaurino, no tanto. Y ahora, la ha vuelto a liar.

De manera totalmente inesperada el torero tuvo un arrebato en su perfil de Twitter, y reabrió viejas heridas con su ex mujer Eugenia Martínez de Irujo y con el régimen de visitas establecido en la custodia de su hija en común, Cayetana “Tana” Rivera.

El problema ha surgido por culpa de la confirmación de la joven de 17 años, a la que el diestro no ha podido acudir. Su descontento ha sido plasmado en unos tuits que ha publicado en su cuenta —que está protegida— y en los que ha subrayado la injusticia que supone para un padre no poder estar junto a sus hijos en momentos este. Así lo ha reflejado en el primero de una larga serie:

“Basta ya. La custodia compartida es el derecho de vida de un hijo de poder convivir con sus padres por igual, sin que uno sea el dueño de su tiempo.”

Mientras no se ponga la custodia compartida por ley, la realidad es que hay y habrán abusos por la parte que obtenga la custodia“, siguió explayándose. “En este país un padre separado no obtiene un convenio, obtiene una condena y una multa a pagar“, dijo cada vez más crispado.

Los padres (hombres) separados no queremos visitar a nuestros hijos, queremos criarlos y convivir un día a día con ellos. Que un padre separado no pueda tener el derecho a convivir el día a día con sus hijos se le está mutilando ese derecho de ser padre“, zanjó Fran Rivera.

Hasta ahí correcto, pero el problema es que los usuarios de las redes sociales no tardaron en darse cuenta de que él no estuvo en el acto religioso de su hija por un motivo muy diferente: le pilló toreando en México. Un viaje además cargado de emociones ya que pasó unos días en el hotel Hyatt Regency de Mérida realizando actividades lúdicas como un baño entre tiburones de grandes dimensiones.

Claramente, tanto el viaje a México como la confirmación de su hija Tana son citas que se programan con tiempo y, si tan importante era para él como padre acudir al sacramento de su hija, lo lógico es pensar que podría haber aplazado sus compromisos o haber hecho todo lo posible para que no coincidieran en el tiempo

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Os dejamos con el absurdo mensaje de Fran Rivera en Instagram del que se descojonaron en las redes sociales.