Las habitantes de Fukushima vuelven a su ciudad fantasma en una fotos que emocionan

Desandando nuestros pasos, es la exposición de los fotógrafos franceses Carlos Ayesta y Guillaume Bression donde pidieron a algunos de los 80.000 evacuados de Fukushima volvieran a los lugares en los que vivieron, un proceso que ha llevado casi 4 años de trabajo de detective y problemas administrativos.

Lo que han encontrado es un mundo irreconocible, apocalíptico y absolutamente inhóspito para la vida civilizada.

fotos-antiguos-habitantes-ciudad-fantasma-fukushima-8-3

fotos-antiguos-habitantes-ciudad-fantasma-fukushima-6-3

fotos-antiguos-habitantes-ciudad-fantasma-fukushima-7-3

fotos-antiguos-habitantes-ciudad-fantasma-fukushima-9-3

fotos-antiguos-habitantes-ciudad-fantasma-fukushima-5-3

fotos-antiguos-habitantes-ciudad-fantasma-fukushima-13-3

fotos-antiguos-habitantes-ciudad-fantasma-fukushima-1

fotos-antiguos-habitantes-ciudad-fantasma-fukushima-2

fotos-antiguos-habitantes-ciudad-fantasma-fukushima-3

fotos-antiguos-habitantes-ciudad-fantasma-fukushima-4

fotos-antiguos-habitantes-ciudad-fantasma-fukushima-5

fotos-antiguos-habitantes-ciudad-fantasma-fukushima-6

fotos-antiguos-habitantes-ciudad-fantasma-fukushima-7

fotos-antiguos-habitantes-ciudad-fantasma-fukushima-8

fotos-antiguos-habitantes-ciudad-fantasma-fukushima-9

fotos-antiguos-habitantes-ciudad-fantasma-fukushima-10

fotos-antiguos-habitantes-ciudad-fantasma-fukushima-11

fotos-antiguos-habitantes-ciudad-fantasma-fukushima-12

fotos-antiguos-habitantes-ciudad-fantasma-fukushima-13

fotos-antiguos-habitantes-ciudad-fantasma-fukushima-14

fotos-antiguos-habitantes-ciudad-fantasma-fukushima-15