La vecina de La Moraleja que “no se mezclaba con gente que vivía en pisos” reaparece para dar explicaciones, pero no convence

Una vecina de La Moraleja, una urbanización de lujo a las afueras de Madrid, sembró una gran polémica la semana pasada tras sus declaraciones en Espejo Público justificando que la tasa de contagió en su zona era mucho más baja que en la localidad a la que pertenece porque “no se mezclaban con la gente de Alcobendas”

La Moraleja pertenece a este municipio de Madrid pero ella aseguraba que “Alcobendas está muy cerquita, pero es que La Moraleja no estamos mezclados con las personas que viven en Alcobendas”, por ello consideraba que las restricciones de movilidad que se van a producir no deberían afectar a esta zona residencial ya que ellos cuentan con casa individuales con parcelas y el tránsito por las calles es muy reducido.

Pues ayer la vecina volvió a aparecer para matizar sus palabras en Antena 3: “No fue mi intención ofender ni menospreciar a nadie”, comentó a Susanna Griso. “Utilicé un verbo que no era el apropiado. Simplemente me refería a que en esta situación excepcional no nos movemos de nuestra zona, intentamos estar donde vivimos. Nada más…”, insistía alucinando por el revuelo que había causado en las redes sociales.

También comentó alejándose del tono clasista de su primera entrevista que: “Soy una persona normal y trabajadora, no soy ninguna ricachona. No vivo en ningún chaletazo enorme con terreno. Trabajo con mi marido desde los 23 años. Tengo tres hijas y somos una familia completamente normal. No gano mogollón de dinero como se ha podido presentar. Han estado criticándome sin saber nada de mi vida ni saber quién soy y de esa manera tan ruin… Solo hice un favor a la periodista que me entrevistó”.