in

La Unión Europea quiere declarar como festivo el 9 de mayo en todos los Estados miembros

Esta semana, el pleno del Parlamento europeo ha pedido que sea jornada festiva en toda la Unión el 9 de mayo, Día de Europa. Su objetivo, entre otras cosas, es reforzar el sentimiento de pertenencia europeo y dar mayor visibilidad a las iniciativas que apoyan el proyecto común.

El texto adoptado en Estrasburgo con 459 votos a favor, 170 en contra, y 49 abstenciones, plantea además crear un Estatuto que compile los derechos y deberes de los ciudadanos comunitarios, además de trabajar para ampliar estos derechos.

La propuesta forma parte de un informe más amplio sobre la ciudadanía europea del que es ponente la eurodiputada Maite Pagazaurtundúa. Ahora necesita que los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea la respalden, para que la medida llegara a aplicarse en todos los Estados miembros.

En España, el calendario laboral de este 2019 recoge 12 días festivos, de los que solo ocho se celebran de forma conjunta en toda España. Además, hay dos festivos locales de cada ciudad. Si la norma se llegara aprobar, los españoles sumaríamos 13 días de fiesta al año. ¡Viva!

Reforzar el sentido de pertenencia mediante la educación.

Además, los eurodiputados también piden más fondos para los programas educativos y de intercambio que pueden reforzar el sentido de pertenencia a la Unión Europea, como por ejemplo Erasmus+, el Servicio Voluntario Europeo y el Cuerpo Europeo de Solidaridad. Se pretende también incluir los asuntos europeos en el currículo escolar.

Han llamado la atención sobre los obstáculos que siguen encontrando los europeos que se trasladan a vivir a otro Estado miembro, como por ejemplo las ayudas por hijo que viven en otro país de la Unión Europeo, o el derecho a la reagrupación familiar en el caso de parejas del mismo sexo. También apuntan la necesidad de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europeo se pronuncie sobre la práctica de algunos Estados miembros de privar de derecho al voto a los ciudadanos que fijan su residencia en otro país comunitario.

Otro asunto de preocupación para los eurodiputados son los programas que existen en varios países de la Unión Europea que implica la “venta directa o indirecta” de la ciudadanía europea y pide al Ejecutivo comunitario que vigile estas ventajas.

¿Qué os parece a vosotros?

20 Hombres que demuestran que la edad es sólo un número

12 geniales respuestas a los antivacunas