web analytics

La terrible muerte de Julián junto a su compañero en España: enterrados vivos

Un accidente fortuito desencadenó la tragedia.

Cuando se conoce la trágica noticia del fallecimiento de alguien, genera una gran conmoción en su entorno personal y profesional. En la mayoría de los casos sucede por causas naturales, como la avanzada edad, y es relativamente más fácil racionalizar lo sucedido. Sin embargo, en otros intervienen factores que acentúa la tragedia.

Julián Sánchez Cerdeña, obrero del sector de El Caracol de Telde, falleció el pasado jueves en un trágico accidente laboral ocurrido en las obras de reforma de un hotel de Puerto Rico, Mogán. Se da la circunstancia de que, ademas, era conocido por ser asiduo de las pruebas atléticas que organizaba la Concejalía de Deportes de esta ciudad.

El suceso ocurrió en torno a las tres y cuarto de la tarde cuando los trabajadores se encontraban en una de las laderas que da al mar retirando escombros. En la zona había un camión tipo dumper transportando arena que pasó por un terreno de tierra que estaba apoyado en un muro de contención. Esta pared se derrumbó por causas que se investiga y atrapó a Julián y Alí, que estaban en ese momento en la terraza inferior.

Los compañeros llamaron de inmediato al Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad —Cecoes— 112 para movilizar los recursos. A la espera de su llegada, el resto de obreros empezaron a retirar la tierra y el escombro acumulados alrededor de los dos operarios, que se encontraban semienterrados.

“Sólo se les puede dar las gracias”, indicó el cabo de los Bomberos del Consorcio del parque de Puerto Rico, Jorge González, quien al llegar vio a unas sesenta personas trabajaban con ahínco para liberar a los dos afectados. “Lo hicieron muy bien porque no los sacaron, sino que retiraban la tierra a la espera de que nosotros llegáramos”, agregó.

Los trabajadores se afanaron, asimismo, en apuntalar la zona para evitar más derrumbes, poner tablas de madera en un camino improvisado para facilitar el acceso de los recursos de emergencias y asegurar el ante la posibilidad de que se precipitara por un terraplén. Desgraciadamente, cuando los sanitarios se personaron únicamente pudieron confirmar el fallecimiento de Julián Sánchez, quien había fallecido en el acto debido a la gravedad de las lesiones.

Asimismo, comprobaron que Alí estaba consciente, aunque atrapado de cintura para abajo. Así, los bomberos y los componentes de Protección Civil de Mogán se concentraron en trabajar con cuidado para liberar al operario que aún permanecía vivo. La operación duró más de un hora hasta que finalmente pudieron extraerlo.

Los compañeros de los dos afectados, a su salida de la obra, destacaron el carácter afable de Julián, que bromeaba continuamente con ellos. “Me decía que le llamara Peter porque le dije que se parecía a un personaje de unos dibujos animados y quería que lo llamara así”, señaló uno de ellos, con quien había compartido los últimos siete meses de trabajo en la obra de rehabilitación del hotel de Puerto Rico.

La Guardia Civil, por su parte, inició una investigación para tratar de esclarecer las causas del accidente laboral que se cobró la vida de Julián Sánchez.

“Era un tipo servicial, atento, agradable, que le gustaban las bromas”.

Sánchez, de 52 años, era muy conocido por el personal de la delegación que dirige el edil nacionalista Diego Ojeda, de ahí que estos trabajadores hayan mostrado este jueves de forma pública su “más sentido pésame” a los familiares y amigos de la víctima mortal. Además, la Concejalía de Deportes recordó que Sánchez era un “fiel participante de las pruebas atléticas que se celebraban en nuestro municipio”.

“Nos deja la imagen de un atleta popular que le gustaba disfrutar de toda la experiencia que conlleva participar simplemente por el placer de la práctica deportiva, mostrando en todo momento una faceta amable y educada, en el trato hacia el personal de esta concejalía y con el resto de participantes”, dijeron.

“Era un tipo servicial, atento, agradable, que le gustaban las bromas”, contaba uno de sus compañeros a la salida del edificio donde apenas dos horas antes había ocurrido el accidente laboral. Además, se da la triste circunstancia de que el padre de Julián Sánchez Cerdeña falleció meses atrás, con lo que su familia ha tenido que soportar dos duros golpes en muy poco tiempo.