La policía ya tienen la pista clave para poder encontrar a Anna y Olivia

Detalles esperanzadores cuando se cumple una semana de la desaparición de Anna y Olivia.

La Guardia Civil continúa tratando de hilvanar las últimas horas de Tomás Gimeno antes de desaparecer el pasado martes en Tenerife con Anna y Olivia, sus dos hijas de uno y seis años. Lo hizo después de advertir a su ex mujer Beatriz de que no las volvería a ver, por lo que en un principio mucha gente temió lo peor.

Los agentes están centrando la investigación en dos escenarios: el primero, el océano Atlántico, donde el barco de Tomás apareció vacío y a la deriva. La madrugada anterior, fue visto subiendo en él con maletas y bultos que transportó desde su coche hasta la embarcación. El segundo, su domicilio, donde los investigadores están doblando los esfuerzos.

La esperanza es hallar en la casa algún indicio que ayude a determinar qué pudo ocurrir. Tomás pasó allí alrededor de dos horas, después de abandonar el domicilio de sus padres. Lo que hizo allí es todavía una incógnita para los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Tenerife, que dirige la investigación.

“Muchos terminales de última generación permiten su geolocalización incluso estando apagados”.

 

Ahora, la justicia ha dado un gran paso para esclarecer la misteriosa desaparición. Se ha autorizado el duplicado de la tarjeta del teléfono de Tomás Gimeno, para poder reconstruir lo que hizo la noche en la que se perdió la pista de sus dos hijos.

De esta manera, se podrá saber a ciencia cierta con quién se comunico la noche de su fuga, y, con ello, apuntar a presuntos cómplices. Además, desvelaría cuándo y desde dónde realizó esos contactos, gracias a las antenas de las empresas de telefonía.

La policía además tendrá acceso a la geolocalización del teléfono Algunos servicios móviles revelan la ruta que ha seguido un teléfono si este permanece encendido. Sin embargo, Francisco Casals añade que “muchos terminales de última generación permiten su geolocalización incluso estando apagados”.

La mayoría de embarcaciones llevan un localizador que indica en tiempo real dónde está cada uno, y también se podría acceder a esta información siempre que no desinstalaran el GPS del barco.

Por último, podrán conocer el historial de búsqueda de Internet. Esto facilitará conocer a los investigadores las posibles compras que pudo haber realizado los días previos. La Guardia Civil ya analizó las transferencias entre cuentas realizadas por Tomás Gimeno pero han concluido que no son sospechosas.