La pareja de Anabel Alonso destroza un comentario homófobo hacia su familia con una reflexión maravillosa

Anabel Alonso y su pareja, Heidi Steinhardt, son felices madres desde hace unos meses y no han dejado pasar la oportunidad de compartir su gran momento vital en las redes sociales.

View this post on Instagram

Caras que lo dicen todo. @heidisteinhardt

A post shared by Anabel Alonso (@anabelalonso_of) on

Pero como todos sabemos internet es una jungla y no todos los comentarios que reciben son amables. Es precisamente lo que sucedió cuando Alonso colgó una imagen junto a su pequeño acompañado por el texto “Caras que lo dicen todo”, una tierna imagen que fue muy aplaudida por sus seguidores y que muestra a su pequeño disfrutando de su madre.

Steinhardt ha denunciado públicamente un absurdo comentario cargado de homofobia que carece de sentido:

“Y yo me pregunto si el niño será igual de feliz cuando pregunte por su padre”.

Qué ha servido para que la argentina realizara una profunda reflexión “a propósito de las agresiones” que reciben habitualmente en las redes sociales, textualmente decía:

“La libertad es lo más cercano a la felicidad. Y lo más preciado que pudimos conquistar a lo largo de los siglos. El prejuicio es lo más cercano al infierno. Y lo infernal a nadie gusta, creo. El mundo está cambiando y los intolerantes pronto seréis minoría. Lo ideal sería estar a la altura del cambio social, acompañarlo y estimularlo. Lo contrario, atrasa”

“la maternidad y la paternidad no son patrimonio de la heteronorma, no son patrimonio de la religión ni de la cultura, de la política ni de las costumbres, tampoco de la biología”. “La mapaternidad es patrimonio del amor. Y el amor es potencialmente una acción al alcance de todos, para darlo y para recibirlo”

“Nuestro hijo llegó rodeado de amor, de alegría y de libertad. Y así lo vamos criar. Y a todas las personas prejuiciosas que, cobardamente, detrás de una pantalla opinan y nos juzgan sobre nuestra edad para maternar o sobre nuestra condición de pareja, os digo: GRACIAS. Gracias por mostrar la arista putrefacta de la sociedad, porque así podremos marcar el rumbo de lo que todavía hay que transformar para que todes nuestres hijes, todas las generaciones futuras, puedan ser parte de una sociedad más justa, más equitativa y más amorosa donde los derechos no estén sesgados por quienes aún creen que pueden decir a los demás cómo deben vivir su vida”

Steinhardt también se ha dirigido a la mayoría de comentarios que han sido de apoyo: “Esta publicación es un ejemplo de alguien que hizo un comentario desagradable a propósito de la hermosa foto que publicó mi mujer hace pocos días. Y después de meditarlo, esta vez no lo quise dejar pasar. A veces es necesario tomar una posición”, ha sentenciado.

 

View this post on Instagram

A propósito de las agresiones que recibimos tanto @anabelalonso_of como yo en nuestras redes, (y sabiendo quienes me conocéis que no contesto NUNCA este tipo de comentarios porque no me gusta perder el tiempo), quiero decir: La libertad es lo más cercano a la felicidad. Y lo más preciado que pudimos conquistar a lo largo de los siglos. El prejuicio es lo más cercano al infierno. Y lo infernal a nadie gusta, creo. El mundo está cambiando y los  intolerantes pronto seráis minoría. Lo ideal sería estar a la altura del cambio social, acompañarlo y estimularlo. Lo contrario, atrasa. La maternidad y la paternidad no son patrimonio de la heteronorma, no son patrimonio de la religión ni de la cultura, de la política ni de las costumbres, tampoco de la biología. La MAPATERNIDAD es patrimonio del amor. Y el amor es potencialmente una acción al alcance de todes, para darlo y para recibirlo. Nuestro hijo llegó rodeado de amor, de alegría y de libertad. Y así lo vamos criar. Y a todas las personas prejuiciosas que, cobardamente, detrás de una pantalla opinan y nos juzgan sobre nuestra edad para maternar o sobre nuestra condición de pareja, os digo: GRACIAS. Gracias por mostrar la arista putrefacta de la sociedad, porque así podremos marcar el rumbo de lo que todavía hay que transformar para que todes nuestres hijes, todas las generaciones futuras, puedan ser parte de una sociedad más justa, más equitativa y más amorosa donde los derechos no estén sesgados por quienes aún creen que pueden decir a los demás cómo deben vivir su vida. Y gracias por todos los comentarios infinitos llenos de amor, que afortunadamente fueron y son mayoría. Esta publicación es un ejemplo de alguien que hizo un comentario desagradable a propósito de la hermosa foto que publicó mi mujer hace pocos días. Y después de meditarlo, esta vez no lo quise dejar pasar. A veces es necesario tomar una posición.

A post shared by H e i d i (@heidisteinhardt) on