“La factura de la vergüenza”. Sablazo del cerrajero en nochevieja a una familia de Cartagena

María del Mar decidió pasar la nochevieja cenando fuera de casa con su marido Juan y su hijo para celebrar la víspera de Año Nuevo. Pero al regresar se encontraron con un problema muy grande: la madre se había dejado el bolso en casa y, con él, las llaves del domicilio.

Según relata ‘La opinión de Murcia’ conocía perfectamente los riesgos de buscar a una empresa sin referencias previas a través de un buscador online tuvo que hacerlo; la situación era comprometida: su marido está evaluado como candidato para trasplante de corazón y pulmón y se desplaza en silla de ruedas eléctrica, «para él un resfriado significa la hospitalización», explica María del Mar que aclara que «el hotel no era una opción, porque mi marido necesita oxígeno y CAP (monitorización avanzada)».

La vecina era consciente de que tocaba llamar a otro de emergencia, a pesar del elevado coste que supondría la factura: “¿No me irá usted a cobrar 1.000 euros?”, preguntaba en tono de broma al cerrajero que se había desplazado a la vivienda, ubicada en el paseo Alfonso XIII de Cartagena. Según recoge el medio, el profesional evitó responder, aunque el presupuesto confirmó sus temores: la factura fue de 1.077 euros. La afectada asegura que el cerrajero solo necesitó cinco minutos para resolver el problema. Se trataba de una ‘apertura de resbalón’, es decir, una de las más básicas de la profesión.

A María del Mar todo le pareció raro desde el principio, ya que el cerrajero preguntó si la vivienda era alquilada o de su propiedad. Ella cree que esta podría ser una estrategia para estafar a las aseguradoras, pero su “cabreo” era tal que pagó el servicio sin más. Además, según el relato de la afectada el cerrajero insinuó que podría engañar a su seguro: “Me llegó a indicar, y lo dejó por escrito, que para cobrar esa cantidad del seguro debía decir que había tenido que romper el bombín de la cerradura”, explicó indignada.

La empresa encargada del servicio ha confirmado a Antena3 que es un precio habitual por el servicio (cambiar la cerradura) y por el día y la urgencia, al tratarse de Nochevieja. Sin embargo, María del Mar piensa que es un “abuso”, y asegura que no se cambió la cerradura, tan solo se procedió a abrir la puerta..