La emocionante despedida que un vecino gallego dejó escrita en su esquela

El momento de la muerte de un familiar es siempre duro; es una situación que supone un largo periodo de dolor y pena en el entorno del fallecido. Sin embargo, hay personas se enfrentan a un asunto tan angustioso como este prefieren con un toque de humor.

De forma habitual, las esquelas suelen ser publicadas por los familiares del propio fallecido. Sin embargo, hay algunas personas que un tiempo antes de morir suelen dejar encargado a los diarios el espacio entre sus páginas, a veces para dejar algún recadito a sus herederos… o incluso en ocasiones nos encontramos con alguna que otra crítica social. En esta ocasión, el fallecido quiso dejar un emotivo último mensaje a sus cinco hijos, sus seis hermanos, sus tías, sus amigos y todos aquellos que formaron parte de su vida.

El texto de Rafael Domínguez Collazo, un vecino de O Viso, en Pontevedra, fue compartido tanto en el periódico como en la puerta de A Tenda de Concha, un establecimiento que funciona mañana, tarde y noche.

En su mensaje, Domínguez Collazo, que según La Voz de Galicia falleció prematuramente a causa de un cáncer dos años después de que lo hicieses su mujer, no sólo da muestras de agradecimiento, sino que también incluye un recado.

Ya nos veremos, pero no tengáis prisa, yo ya estoy con Mari“, asegura el fallecido, quien nada más empezar deja claro que se va animado: “hoy que me reúno con mi compañera de vida“.

“Hoy que me reúno con mi compañera de vida, no quería hacerlo sin despedirme antes de todos aquellos que nos acompañasteis durante nuestra vida, de todos aquellos que nos llenasteis de alegría y buenos momentos: de mis hijos Xurxo, Rafa, Álvaro, Beti y Eva; de mis hermanas Tere, Toñi, Fita, Ana y Chus y de mi hermano Javi. De mis sobrinos Leonor, José Luis, Raúl y Sandra. De las tías Teresa, Chelo, Ester, Manolita, Meluca, Merita, Albina y Salada. Me despido de mis amigos Os Pires y sus familias, Ángeles y Fernando, Ramón y Manoli, Claudio y Carmen. También de los buenos amigos que hice navegando, así como de los primos y de todos los que forman parte de nuestra familia. Muchas gracias a todos y todas por quererme como soy y por acompañarme en los buenos y malos momentos. Ya nos veremos, pero no tengáis prisa, yo ya estoy con Mari.”

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.