La disculpa en directo de Christian Gálvez con la hija de un concursante de ‘Pasapalabra’

Pasapalabra es una mina: tanto, que este año Telecinco, que lo emite desde hace una década, anunció que empezaría a emitirlo también durante los fines de semana.

El programa llegó inicialmente a Antena 3 en 2000 a través de la productora Boca a Boca, que sí había comprado el formato a ITV —en Reino Unido se llamaba The Alphabet Game. Pero en noviembre 2006 Telecinco le “robó” el programa a Antena 3. El problema es que cuando se expiró el contrato con Boca a Boca, la cadena de Paolo Vasile firmó directamente con los ingleses y se ahorró el intermediarioalgo que terminó trayéndole problemas legales.

Sea como sea, últimamente no para de regalar momentazos televisivos. A la emoción del rosco en los últimos días se han añadido algunas situaciones sorprendentes como la rajada de Christian Gálvez contra sus haters, o el llanto de uno de los concursantes por la emoción de cumplir su sueño de participar en el programa… concursante que, posteriormente, abandonaría sin que Telecinco haya querido explicar el motivo.

La última anécdota vuelve a tener a  Gálvez como protagonista: el jueves 14 de diciembre pidió perdón en mitad de la prueba a la hija de uno de sus participantes.

A Antonio, que estaba cerca de llevarse el bote del concurso —solamente le quedaban dos palabras para concluir el rosco—, le preguntó si conocía la respuesta:

“La verdad que no, voy a probar, pero no tengo ninguna certeza. Si me lo llevo le dedicaría tiempo a mi hija, porque últimamente no lo he dedicado mucho.”

Ciertamente, Antonio lleva 124 participaciones que son el récord absoluto de permanencia en programas consecutivos.

Momento que aprovechó un empático Gálvez para pedirle perdón en nombre del programa, por la parte de culpa que tienen en ello:

“Le quiero pedir perdón desde aquí a tu hija, de tres años, por el tiempo que llevas con nosotros.”

Por cierto, que Silvia Jato, la presentadora inicial del formato, recientemente rompió su silencio sobre Pasapalabra y le lanzó este dardo envenenado a Gálvez.